Archive for ‘Laureano Márquez’

September 9, 2011

La ventaja

La verdad quer Laureano nos tiene acostumbrado a decir verdades con mucho humor. Lo hace increible, pero este escrito demuestra que cuando se pone serio es inclusive mejor. Gracias Laureano, a pesar de saber cuan dificil es la cuesta, tu columna de hoy llena de esperanzas nuestros corazones. 

Laureano Márquez
Tal Cual / ND

9 Septiembre, 2011

Uno sabe que está en desventaja. Uno sabe que tiene las de perder, que cuando alguien que te agrede violando las leyes desde el otro lado y te dice: “bueno, si quieren vayan a los tribunales”, es porque tiene la certeza de que ningún tribunal lo va a condenar mientras no haya en Venezuela justicia independiente, es decir, justicia. Uno sabe que los organismos tributarios serán usados en contra de uno, para amedrentarlo, para asustarlo.

Uno sabe que las denuncias que uno haga no serán investigadas por las instituciones del Estado. Uno sabe que lo están cazando, que las conversaciones son grabadas abiertamente y que el delito es, además, reconocido públicamente, sin que suceda nada.

Uno sabe, como sabe, que los presos políticos son inocentes, que les han arrebatado todos estos años para justificar una coartada, una historia oficial; uno lo sabe. Uno sabe que lo que escribe es revisado con microscopio, que le hackean las cuentas de Twitter y le hurgan la vida para ver qué encuentran para destruir.

Uno sabe que hacen cosas para que uno tire la toalla y se vaya del país. Uno sabe que si sale a manifestar, la policía estará en contra; que el sistema electoral no es imparcial; que cada vez que trate de opinar libremente, vendrá la agresión y el insulto; que lo van a acusar de agente de la CIA y del imperio… Uno sabe.

Uno sabe todo eso; uno sabe que está en desventaja y, sin embargo, uno prosigue sobre juicios, sanciones y amenazas. Se ha preguntado, amable lector, usted, que seguramente también anda en lo mismo (o no). ¿Se ha preguntado por qué? ¿No será que uno corre todos estos riesgos porque sueña con un país diferente, tolerante, con instituciones que funcionen, donde el destino de todos no dependa del capricho de un hombre, donde la riqueza esté al servicio de la gente y no para hacer millonarios de la noche a la mañana a un grupo de burócratas y aprovechadores de oficio? ¿No será que uno quiere que esta aventura de gente, sangre, dolores, tierra, playas, dulzuras y vivezas que somos se transforme, alguna vez, en la República de hombres libres con la que soñaron algunos de nuestros padres fundadores? Ameneh Bahrami es una mujer iraní a quien su ex pretendiente, Majid Mojavedi, le quemó el rostro con ácido porque ella no lo aceptaba como novio.

Esta hermosa joven, de 25 años para el momento de la agresión, quedó ciega y con la cara destruida. Inició un largo proceso para que se aplicara la “ley del talión”, vigente en la patria de nuestro “querido hermano” Mahmud Ahmadineyad.

Bahrami luchaba, según ella, hasta el final y con una justicia teocráticamente machista, para que nunca más una mujer tuviese que pasar por el horror que ella vivió. Al final la joven logró que se aplicara la “ley del talión” y a pesar de que, según la ley de allá, la mujer vale sólo la mitad de un hombre, la sentencia la autorizaba a destruir los dos ojos de su agresor.

Fue la primera vez que, en la historia del país, una mujer agredida con ácido lograba la aplicación de esta “ley”. En el momento de la ejecución de la sentencia, en el último minuto, Ameneh Bahrami perdonó a su agresor, que estaba frente a ella en una sala de un hospital, semianestesiado, esperando recibir unas gotas que le dejarían ciego permanentemente. “No apliqué las gotas porque creo que era lo correcto”, dijo calmadamente Bahrami, afirmando que era una decisión tomada en secreto por ella desde el comienzo. En otras palabras, no luchaba por la venganza, sino por la justicia; luchaba para que a otras mujeres no les sucediera algo similar, más que por ella misma.

Muchos piensan que Bahrami es una tonta por no hacerle lo mismo a quien tanto dolor le causó. Yo, sin embargo, pienso que ella es la que lleva la ventaja en esta historia, a pesar del calvario personal y judicial por el que pasó. Le quemaron el rostro, pero su alma permanece invulnerable. Pienso también que su agresor, a pesar de sus ojos sanos, nunca más podrá contemplarse en el espejo sin vergüenza.

Es la ventaja que tiene la sensatez sobre la violencia, el respeto sobre la agresión, la bondad sobre la perversión. Yo no confiaría nunca en Majid Mojavedi. Sin embargo, en las manos de Ameneh Bahrami, en la luminosidad de su visión interior, pondría, a no dudarlo, mi esperanza toda de la humanidad con la que sueño.

Advertisements
April 29, 2011

La Venezuela feliz

Publicado sin permiso ni conocimiento del autor o el periodico, con  la unica intencion de difundir. 

La Venezuela feliz / Laureano Márquez /TalCual

La encuestadora Gallup que acaba de medir el índice de felicidad de los países del mundo, encontró que el nuestro es uno de los más felices del planeta. El listado es así: Dinamarca, Suecia, Canadá, Australia, Finlandia y Venezuela, empatada con la que le precede. Yo no tengo derecho a dudar de esta empresa encuestadora, porque siendo gringa ella y agente del imperio uno, estaría muy mal criticarla, la duda ofende. Así pues, doy por cierto que la felicidad se ha instalado entre nosotros. El 64% de nuestros compatriotas está sumamente contento y satisfecho. Son gente que transita nuestras calles, viaja en el Metro, hace mercado, cobra sueldos, manda niños al colegio y toma la autopista a oriente en Semana Santa.

Lo que me produjo la noticia es una cochina envidia: ¿Por qué estoy en el 36% y no en el 64? ¿Qué hace que una gente a la que le cortan la luz, no le pagan sueldos dignos ­al punto que hay que hacer huelga de hambre para lograr aumento­, a la que asesinan en las calles los fines de semana, esté tan feliz? Me temo que se trata de dos felicidades diferentes la de los daneses y la nuestra.

Quizá los daneses entienden la felicidad como una suerte de equilibrio entre el modo de vida colectivo y la satisfacción individual y creen que ésta en buena parte proviene de aquél. Creo que nuestra felicidad es mucho más individualista, que nuestra noción de colectivo tiene como límite una parrilla dominguera. Sabemos que aunque el país se hunda nos va a ir bien y en algunos casos, la cosa va más allá: nos va bien gracias a que el país se hunde, de que hay dinero fácil, de que es más rentable especular con las importaciones que fajarse a sembrar porque te expropian, sin contar a los que simplemente se chorean los fondos públicos, que deben estar felicísimos, por la impunidad con que lo hacen.

El hecho es que estamos felices, aunque eso arreche a los amargados como yo. Y en verdad se percibe: hasta el tipo que se te acerca a decirte que la vaina está muy mal y que a esta revolución no hay quien la aguante, lo hace campaneando un mayor de edad y manejando un carro último modelo. Me pregunto: ¿no será que la cosa entre nosotros es así y ya?, que hay gente empeñada en cambiar lo que se debe aceptar, como cuando uno ve a una persona revisando las bolsas de basura y te invade la angustia sociológica del “no puede ser” y frente a aquello, no falta un despreocupado que te diga: “déjalo tranquilo, vale, ahí donde tú lo ves, él es feliz así…”.

Los venezolanos les ganamos a los gringos, a los ingleses y hasta a los antiparabólicos españoles.

La agencia que reseñaba la noticia lo hizo diciendo algo como: “sorpresivamente Venezuela compartió el cuarto lugar con Finlandia”. Debo reconocer que ese “sorpresivamente” me golpeó. Traducido a la jerga de moda de los chamos que, cercanos al millón, han abandonado el país, ese “sorpresivamente” equivale a: “marico, esto tiene que ser mojón”. Y es que no se entiende por qué la gente nuestra huye masivamente de la felicidad para irse a vivir a países menos felices que el nuestro.

Ya viene la marcha del 1º de mayo. Creo que los partidarios del proceso no deberían dejar de lado esta reveladora encuesta Gallup del índice de felicidad global. Quizá hasta una consigna podría sacarse de ella para el desfile: ¡¡¡La Gallup lo dice!!! ¡¡¡y es la verdad!!! ¡¡¡que con mi comandante!!! ¡¡¡todo es felicidad!!!

March 8, 2011

Y vendrá Gadafi?

Reproducido sin permiso del autor, solo con la intencion de difundir.

Por cierto, el desequilabrado asesino este se hace llamar “El Rey de la Cultura”

Y vendrá Gadafi? / humor en serio / Laureano Márquez

Dígame si a nuestro hermano Muamar Gadafi se le ocurre mudarse para acá con carpa, harem, y afines del desierto.

Pongamos por caso que se le permita armar su tienda beduina en Miraflores, como un dignificado más, o quizá mejor en los jardines de La Casona, donde hay probablemente más espacio. Allí es verdaderamente cuando comienzan los problemas. No digamos los internacionales, por dar asilo a un criminal, sino los comunes de vecindad. Porque es muy fácil ser hermano de un tipo que está en Libia y otra muy distinta tenerlo metido en la casa, ya lo decía el gran cómico italiano Totó: “L’ospitalità è come il pesce dopo tre giorni puzza” (la hospitalidad es como el pescado: hiede a los tres días).

Me imagino los problemas entre familias presidenciales por el uso de la piscina y por compartir áreas comunes para parrandas y festines de esas que tanto escandalizan a los vecinos.

Como todos los que son botados por sus pueblos terminan recalando aquí, el siguiente paso sería buscarle un trabajito, como a Zelaya.

Probablemente al hermano Muamar le pega bien la empresa eléctrica socialista de Cadafe… Es que casi me imagino el nombramiento en cadena: “a nuestro hermano Gadafi, lo pondremos al frente de Cadafe

¿Ah… Muamar? ¿Qué te parece?, jajaja… ¿Ehhhh? …Gadafi en Cadafe… ahora los recibos vendrán en árabe… igual nadie los entiende, jajaja… ahora sí tendremos luz de la buena… ¡¡¡¡Muamar Cadafe, te voy a llamar ahora!!!!”

Por otro lado, como es del dominio público, al tirano libio lo cuida un ejército de mujeres: otra fuente de problemas. Un ejército de mujeres es sumamente peligroso, como demostró el legendario Sun Tzu en “el arte de la guerra”. Nada puede derrotarlo, porque cuenta, además de las armas convencionales, con armas estratégicas no convencionales capaces de desarmar al más valiente de nuestros soldados y eso asusta, no vaya a ser que Muamar, por vainas de la vida, termine quedándose también con el coroto en Venezuela La verdad es que Gadafi es patético. Basta verlo en fotografía, con la mirada perdida en sí mismo y esa cara de que se ha fumado un narguile sazonado con bosta de camello, con vestuario estrambótico y brillante de lentejuelas, como sacado de un musical del Miss Venezuela. Sería cómico si detrás de él no hubiese tantos muertos, tanta sangre y crueldad, pero no lo es. Es una tragedia para la humanidad que exista gente como él. Me parece una vergüenza para Venezuela que tenga la espada y la orden de nuestro Libertador. Una deshonra para nosotros que el nombre de Venezuela se raye internacionalmente al ser mencionado como su natural lugar de asilo.

Es que todo tiene un límite… Yo se los juro: si Gadafi se muda para acá, por lo menos, lo que soy yo, le pido asilo a Pablo Pérez.

August 13, 2010

La podredumbreee…

Publicado en el blog sin el conocimiento o permiso del autor o el diario. Todos los derechos son de ellos, nuestra única intención difundir.

Laureano Márquez
TalCual / ND

Agosto 13, 2010

Ja, ja… qué cómico, ja, ja, ja, ja, ja… No, esto es increíble, quien estuviera en CNN para reír con soltura, ja, ja, ji, ji…

No tocaremos el tema de nuestras relaciones con Colombia que en menos de una semana pasaron de la guerra más pavorosa, no digo al entendimiento, a la melcocha, con el panísima Santos. Sé que es un fastidio decir esto: pero yo se los dije la semana pasada, se los diiiiije.

read more »

January 15, 2010

Zuela

Laureano Márquez
TalCual / ND

Enero 15, 2010

Z u e l a , como la Utopía de Tomás Moro, es un país inexistente, es un país imaginario, es lo que queda de un gran país, o quizá sea mejor decir, de lo que pudo ser un gran país y no lo es pero todavía puede serlo. Zuela es como esos muchachos que se ven prometedores, con un futuro por delante: hijos de padres acomodados, con recursos para darle educación, para hacer de él un buen hombre, pero el muchacho, inexplicablemente, sale malandro.

Este país imaginario, es la antítesis de la Utopía, que no existe por lo avanzado de su ideario. Zuela no existe porque es impensable tanta incapacidad en medio de la más extrema abundancia. En Zuela el dinero es el motor de todo, el dinero compra consciencias y más que una nación es un centro de negocios impredecible: En Zuela, cuando se devalúa la moneda, por ejemplo, la gente en vez de protestar por la inflación que se les viene encima, se dedica a comprar aparatos electrodomésticos para tratar de sacar provecho a la debacle. Tómese en cuenta para subrayar esta contradicción que Zuela es un país sin electricidad. La prosperidad de Zuela no se mide por el progreso colectivo, por la belleza de sus espacios públicos, sino por el progreso individual. Los pobladores de Zuela se ufanan de la manera como se estafan los dineros colectivos y se considera un imbécil a aquel que, teniendo la oportunidad de robar, no lo hace.

Los habitantes de Zuela tienen un término para nombrar a este tipo de gente: “Es un pendejo”, dicen. Así pues, el robo y la estafa son la principal fuente de riqueza de este país imaginario.

Casi todo el mundo lo hace: “cada quien según sus necesidades, cada cual según sus capacidades”. En Zuela la ley existe y teóricamente es buena, pero los jueces de Zuela son zueleños y como tales ponen su bienestar individual por encima del colectivo, máxime cuando cada vez que un juez exhibe alguna muestra de dignidad es castigado severamente. Los lugareños parecen aceptar su destino con resignación, aunque a veces protestan y reciben una fuerte represión para que aprendan que de nada les servirá protestar.

En Zuela se vive a riesgo propio. Los delincuentes y los policías se unen para cometer delitos. La vida vale poco y las calles son inseguras.

Naturalmente que en Zuela hay gente –y mucha– que no comparte este modo de vida y los hay en todos los sectores y corrientes. Por ejemplo, aunque Zuela no tiene electricidad segura, tiene a la gente más brillante para resolver el problema, pero en general no se les presta atención. Zuela tiene universidades de primera y está llena de gente inteligente que se convierte en “profetas del desastre” al anunciar las catástrofes que se avecinan pero raramente se les presta atención.

Zuela tiene legisladores sabios, técnicos muy capaces y profesionales formados en las mejores universidades del mundo y, a pesar de su sino, una infraestructura envidiable producto de los momentos en que los zueleños se han puesto de acuerdo para progresar juntos.

Pero con breves excepciones, los civiles no suelen ser los protagonistas de la historia de Zuela, sino la mentalidad militar, que en demasiadas ocasiones es de aprovechamiento más que de servicio a la “patria”. La gente común suele ser bondadosa y vive alimentada con la esperanza de que el futuro sea mejor. Pero en Zuela, como en el mito de Sísifo, cada vez que parece haber una oportunidad de remontar la cuesta, la piedra se les viene encima y hay que empezar la tarea de nuevo. Ese es, en medio de todo, un aspecto positivo: Los habitantes de Zuela están acostumbrados a comenzar nuevamente desde abajo cada vez que un proyecto de destrucción, disfrazado de esperanza, les roba el destino. Los zueleños suelen decir frente a cada crisis “ahora sí que hemos tocado fondo”, pero sus conductores siempre tienen la habilidad de sorprenderles con fondos nuevos e imprevistos. El término de esta historia y si Zuela será al final tierra de promisión o de ruina no está escrito, porque uno de los rasgos distintivos de Zuela es que es impredecible, cualquier cosa se puede esperar, incluso algo bueno.

November 13, 2009

¿Y si ganamos?

Laureano Márquez
TalCual / ND
Noviembre 13, 2009

Toda la oposición escuálida, fascista, golpista, agentes de la CIA y –más recientemente– uribista anda feliz con lo de la guerra que estamos a punto de emprender en contra de Colombia y Estados Unidos. Aseguran que un conflicto bélico así destruirá definitivamente a Chávez. Pasan por alto el pequeño detalle de que tal cosa sucederá con Venezuela incluida, pero hay gente a la que, con tal de acabar con Chávez, le importa un comino llevarse en los cachos a Venezuela.

opinan los foristas

Estos radicales nunca se han preguntado en relación a la guerra qué pasaría si ganamos. Yo estoy convencido de que podemos y vamos a ganar.

Hasta ahora nuestro comandante no ha perdido una sola batalla… ¿Por qué va a ser ésta la primera?… Entiendo que no podemos ganar por poderío bélico, pero en maña nadie nos gana.

Ponte que bombardeamos Nueva York y acusamos a Obama de invadir nuestro espacio aéreo en la ONU y que haya una Ortega allá y la vaina prospere. Ponte que nuestros tanques invadan Colombia y en vez de bombas disparen fajos de billetes de 100 dólares…

¿Quién aguanta ese asedio?… Hasta Uribe se pasa a este bando… Ponte que nuestro Presidente ofrece gasolina gratis a cada ciudadano norteamericano… Esa gente se pasa pa’cá de una. Ponte que la cosa le sale bien y nos anexionamos Colombia y los Estados Unidos.

Ahí comienzan nuestros verdaderos problemas:

· Darle luz a Las Vegas desde el Guri. Te imaginas cómo van a ser los racionamientos en la provincia de Venezuela.

· Jacqueline Faría autoridad única de Boston… Volverá Caracas al caos al no contar con su brillante labor.

· Imagínense sacarle pasaporte a más de 370 millones de personas… ¿Se imaginan la cola en la Onidex, o como se llame, en El Silencio?

· En el caso colombiano, la guerrilla pasaría a ser enemiga: ¿Cómo se maneja eso?

· El Aló Presidente de los domingos: ¿se hace en español o en inglés?

· Desde dónde despachará nuestro Presidente: ¿Miraflores, Nariño o la Casa Blanca?

· Un vuelo a Miami con tarifa de vuelo nacional: ¿Se imaginan el ta’barato que se nos viene encima?

· ¿Hay suficientes médicos cubanos para implementar el plan “Neighborhood Inside” en Los Ángeles?

· ¿Qué hacemos con la frontera mexicana? Tarde o temprano habrá que invadir México. Vamos a vivir en conflicto permanente.

· Qué hacemos con Irak, porque esas tropas desplegadas allí ahora serán nuestras.

· Nuestros aliados pasarán a ser enemigos.

· Qué hacemos si la oposición gana las elecciones municipales en Colombia: De dónde sacamos tanta gente para sabotearles la gestión colocándoles autoridades únicas por encima.

· En las Grandes Ligas: ¿Aceptará Magglio Ordóñez contratos en bolívares fuertes?

Venezuela se encuentra, aunque la gente lo tome a guachafa, en una gran encrucijada: ganemos o perdamos esta guerra, lo que se nos viene encima es el caos.

Yo veo con claridad en las caras de los que concurren a Aló Presidente los domingos que todos están dispuestos a ofrendar sus vidas por la patria, pero ¿será suficiente ese heroísmo para afrontar una Victoria?, ¿de cuántos ministerios tendrá que ocuparse Diosdado en tres países? Me asusta esta guerra sea cual sea su resultado… Y todo por culpa de Álvaro Uribe, que es el único que ha hablado de guerra en este continente.

PS: Todos estos temas y muchos otros serán tratados por Luis Vicente León y el suscrito en Humor en serio este sábado en el teatro Santa Rosa de Lima…

Web: http://www.laureanomarquez.com Twitter: @laureanomar Email: laureanomarquez@laureanomarquez.com Facebook Laureano Márquez Ipod: Nano Pen drive: Cruzer 4.0 GB Pin sí no tengo, porque la pin

September 25, 2009

Nota a Micheletti

Laureano Márquez
TalCual / ND

Septiembre 25, 2009

El otro día, encontrábase el suscrito escuchando la radio, o lo que va quedando de ella, concretamente el programa de la profesora Marta Colomina, que esa mañana hablaba bajo la forma de Vladimir Villegas, cuando oigo a uno de los invitados, de convicciones profundamente oficialistas, afirmar que Micheletti, el presidente de facto-constitucional de Honduras era un dictador y ofrecía como muestra de hasta dónde llegaba este hombre en su afán tiranizador dos hechos incontestables: la represión con gases lacrimógenos de manifestantes afectos al presidente c o n s t i t u c i o n a l – d e – f a c t o , Manuel Zelaya, y el cierre de una planta televisiva en la cual se manifestaban conceptos contrarios a los puntos de vista del gobierno hondureño.

En ese momento sentí que entre los venezolanos hay muchos más acuerdos que discrepancias, porque a mí la posición de este camarada me pareció absolutamente razonable.

Efectivamente dos rasgos distintivos de las dictaduras latinoamericanas han sido, por una parte, la represión de la protesta popular y, por la otra, el cierre de medios de comunicación y el encarcelamiento de opositores para evitar la libre manifestación de la disidencia. Y eso es precisamente lo que está haciendo el gobernante hondureño. Así que por este medio me permito hacerle un llamado…

Micheletti: No debes reprimir manifestaciones pacíficas con gases lacrimógenos, ni con violencia. Te equivocas si crees que así vas a acallar la indignación de la gente.

Soldados que acompañan a Micheletti: Recuerden que toda violación de los derechos humanos que hagan allá en Honduras será sancionada conforme al Estatuto de Roma y uno de los nombres que se le da a Roma es el de “ciudad eterna”, es decir, que la ciudad no prescribe. Por otro lado no podrán argumentar en su defensa que obedecían órdenes del Jefe del Estado, porque eso no atenúa la violación. Soldados hondureños: No es un cuento, algún día Micheletti se irá del poder y ese día ustedes quedarán solos ante el juicio de la historia y ante el otro.

Sr Micheletti: Si cree usted que cerrando plantas de televisión va a lograr que la gente no piense, no tenga criterio y en general no disienta, se equivoca. Los medios de comunicación libres son uno de los más claros signos de la existencia de pluralidad democrática en un país. Cada vez que usted persigue medios y cierra emisoras de radio, la imagen que proyecta es la de un tirano que quiere silenciar la disidencia. No encarcele a los estudiantes por protestar, señor Micheletti, porque eso, más temprano que tarde, se volverá en su contra. Negocie, señor Presidente, dialogue, que ningún gobierno puede vivir en enfrentamiento permanente.

Bueno, era eso, en nombre de mi compatriota chavista y en el mío propio.

Gracias.

February 13, 2009

NI NI: NO ES NO

NI NI: NO ES NO / Laureano Márquez
humor en serio

Como diría el Presidente: “No, no, no, no y mil veces no”.

Este domingo no es poca cosa lo que se decide, razón por la cual, estar indeciso es la peor de las opciones. Si la reelección indefinida se aprueba y encima con un cheque en blanco para que el jefe puede modificar los artículos enmendados a su antojo, tendremos angustia para rato. Con el agravante de la certeza, históricamente demostrada, de que la longevidad de los gobernantes es directamente proporcional a su vocación tiránica. A las pruebas me remito: Fidel Castro tiene 82, Mugabe tiene 85, Pinochet vivió hasta los 91 y Franco hasta a los 83, sólo por nombrar algunos de los más destacados.

Es que si uno comienza a pensar en serio la cosa y los deseos del Presidente de permanecer en el mando hasta el 2049 se hacen realidad, los principales repodridos van a ser los propios chavistas, porque mal que bien, los opositores, luego de 10 años recibiendo insultos y palizas, amenazas y agravios, sabemos con claridad lo que nos espera.

Difícil la van a tener, por ejemplo, Lina Ron y Valentín, enconchados todavía a las puertas del siglo XXII.

En todo caso, amigo chavista, de cara al próximo domingo, lo único que hay que tener claro es que la elección de la no-democracia por la vía democrática contempla un riesgo: que cuando uno quiere echarse pa’tras o cambiar de opinión, no hay oportunidad de hacerlo. Esto debería llevar a la reflexión a los partidarios del “proceso”, porque con Chávez siempre hay una buena posibilidad de caer en desgracia, como la larga lista de venidos a menos lo demuestra. Ponga usted, por ejemplo, que a un diputado cualquiera, un día –por pura distracción–le da por tener un pensamiento propio, como le pasó una vez a Ameliach, sin que dicho pensamiento coincida con los designios del líder. Ese día, la ira caerá sobre él como ha caído sobre Valentín y Lina, que ahora resultan ser agentes de la CIA (Por cierto, aunque no son personajes de mi agrado, en defensa de ellos debo decir que quien suscribe no los vio nunca en ninguno de los entrenamientos en los que ha participado por invitación de la Agencia).

También hay que estar conscientes de que la victoria del “no” el domingo próximo no marca el fin de nada. Poco tardará el Presidente en decir que se trata de “un no de enmienda” y antes de que el gallo cante tres veces la madrugada del 16, ya se habrá sacado de la manga una nueva consulta: “¿Está usted definitivamente seguro de que cuando dijo `no’ a la pregunta: `¿Aprueba usted la enmienda de los artículos 160, 162, 174, 192 y 230… y etc., etc., etc…, dependiendo su posible elección exclusivamente del voto popular?’ era eso exactamente lo que quería decir? ¿No quiere consultar a un amigo o usar la opción del 50 y 50?…

¿Respuesta definitiva?… ¿Seguro de toda seguridad?… ¿Te creo?” Ese será el comienzo de una nueva aventura, que terminará en una nueva elección en la que nuevamente le diremos “no no, no no y mil veces no”.

Por eso, frente a la consulta del domingo, lo menos que uno puede estar es indeciso. El domingo, cuando votes, en ese momento de soledad y reflexión, sólo piensa en cómo se verá el rostro de tu hijo allá por el 2049.

January 15, 2009

Carta al Niño Jesús

rayma-navidad-20082Emulando a la siempre brillante Rayma, creo que a estas alturas de la vida y del partido, cuando se va descubriendo que lo mejor es ir ligero de equipaje, más que pedirte que nos traigas cosas, quisiera pedirte más bien, que te lleves algunas:

· Llévate esa intolerancia que nos han tratado de vender y que no tiene que ver con nosotros, que aprendimos, con dolorosas experiencias, que no hay que caerle a golpes a los demás por pensar distinto, que sólo aquel que no tiene razón usa los puños.

· Llévate la miseria y la pobreza, que han crecido como nunca con este gobierno, aunque la culpa es fundamentalmente del gobierno anterior, que es él mismo y del anterior al anterior que también es él mismo.

· Llévate a los corruptos, bueno, no a todos, por- que el país se quedaría desolado. Llévate a los exponentes más significativos del latrocinio público a una isla paradisíaca en el Caribe, donde gocen una bola para que no jodan más aquí y podamos comenzar a construir, con el repele que dejen, un país de verdad.

· Llévate a los jueces, a los magistrados, a un taller intensivo con el rey Salomón a ver si por fin entienden de qué se trata eso de la Justicia como camino hacia la paz, porque en este país ahora es cuando hay hambre y sed, especialmente en aquellos que permanecen presos por pensar distinto, en juicio sin término, arbitrario, manipulado y vengativo.

· Y, por supuesto, llévatelo también a él, pero como lo has venido haciendo hasta ahora: poco a poco y lentamente. Por tu Papá, no de golpe, sino en suave y lenta disolución, como dirían los sonidistas: en “fade”, hasta que no se oiga, hasta que su voz no asuste, hasta que no provoque ni adularle y llegue un día, una mañana en la que nos levantemos y como quien descubre que una costra molestosa se ha caído, uno diga “mira, ya no está”, se cayó solito, él mismito se mató. Por Ti, que no se vaya de afuera hasta que se haya ido del interior de nuestros corazones. Porque la única manera de derrotar al autoritario y demagogo de afuera es derrotando al que llevamos todos como mal atávico en el interior de nuestra alma.

Con que te lleves estas cosas, aunque no nos traigas nada, nos daríamos por satisfechos. Por último, Niño chiquitico, Niño parrandero: Por tu Papá, cuídate de Herodes, él te anda buscando para embromarte porque no entiende que ha nacido un nuevo rey, porque, en su ignorancia, cree que va a reinar por siempre. Hay que ver cómo el poder nubla el entendimiento.

Cuídate especialmente el día 28… ¡¡el 28!!…

¡¡¡el 28!!!…

Feliz No-vidad y próspero referéndum nuevo.

November 7, 2008

CONGRATULATIONS, GRINGOS DE M…

Humor en serio / Laureano Márquez

Yo no sé a ustedes, pero al suscrito las elecciones gringas lo que le produjeron es una cochina envidia.

Primero: ver a un negro en la Casa Blanca, a la que le esperaba un negro porvenir si ganaba el blanco, aunque –dice un periódico del imperio– que al votar por el negro, los americanos dieron en el blanco.

Segundo: ver al blanco llamar al negro “my President” y reconocer lo que esta elección significaba para las luchas de los afrodescendientes, para la idea americana de que todos pueden llegar en igualdad de condiciones y hasta darle el pésame por la muerte de su grand mother, en vez de mentársela, como nos resulta familiar en la política local. No se le ocurrió decir que el triunfo de Obama fue de m…, ni nada por el estilo.

Tercero: ver al negro decir que quiere ser el Presidente de todos los norteamericanos, incluidos, claro está, todos los que no votaron por él, a los que nunca mandó al carajo, ni a lavarse el paltó, ni a que se metieran su voto en el bolsillo. Tuvo, además, palabras generosas y respetuosas para su adversario: no lo llamó imbécil, ni desgraciado.

Tampoco amenazó con meterlo preso tan pronto llegue a la que ahora tendremos que llamar Black and White House.

En fin, da envidia ver que la política puede ser el espacio del diálogo y el respeto, que aun quienes discrepan son capaces de reconocer que el adversario comparte el mismo amor por el país y que hay un enorme terreno para el acuerdo y la cooperación.

Por lo demás, conozco a alguien que se va quedando sin culpables a los que endosar sus fracasos y hasta él se ve obligado a felicitar a los que, tan sólo un par de meses atrás, eran unos gringos de m… Como dirían nuestros hermanos cubanos: que manera de comerla, caballero.

NOTA A WALESA:

Sé que tiene toda la pinta de una maniobra más del gobierno para silenciar una eventual crítica en un foro sobre la democracia. Pero doy fe de que la excusa que le dieron, señor Walesa, es absolutamente veraz. El gobierno venezolano no puede garantizar su seguridad, ni la de ningún ciudadano de este país. Al menos en su caso lo ha dicho con sinceridad. Así que, más bien, usted tuvo una suerte que no tenemos los que cada día salimos a la calle sin escoltas ni guardaespaldas, ni círculos de seguridad, porque lo que a nosotros nos ha caído encima es una extraordinaria mala Lech, Walesa.