Marta Colomina // Adiós Venezuela

alguien escribio:

(…) “Sirva el siguiente escrito para documentar las atrocidades hoy cometidas en Venezuela. Que no se nos juzgue desde las tribunas internacionales de salvajes cuando el manso pueblo se canse y lamentándolo mucho se arme la cacería de brujas con hogueras y linchamientos que tanto han promovido. Pido a dios, que nos de fuerza y coraje para resistir la tentación. Lo que se viene es feo. Y no soy profeta, solo leo, veo comparo.”

Y nos sumamos a la necesidad de documentar:

—-

Marta Colomina // Adiós Venezuela

La Mesa Unitaria no puede restringir, como lo está haciendo, la pequeña ventana de las primarias

El verdor de la finca “La Guachafita” ha desaparecido. En su lugar un golpeado árbol de limón criollo y el letrero que identificaba las pomarrosas acompañan los promontorios de suelo arrasado por el fuego y un letrero que asegura que las tierras que pertenecen legalmente a Tony y Ana Carlota Quintero, padres de la periodista Valentina Quintero, en la población costeña de Caruao, donde habitan de forma permanente desde hace 15 años, ahora son de terceros quienes decidieron que ese suelo era el elegido para levantar sus viviendas (&). “Si esto se lo hicieron a los Quintero, qué quedará para nosotros”, dicen muchos dueños de posadas que están literalmente aterrados. “Ahora andan reuniéndose para convertir a Caruao en una comuna socialista”. Así inicia su relato la periodista Nadeska Noriega en El Universal, a través del cual plasma el comportamiento violento y destructor de una multitud envilecida por las prédicas de odio y falsa lucha de clases que fluyen desde el centro del Poder y se convierten en órdenes para sus seguidores.

Si ante los depósitos de La Polar y de otras empresas legalmente instaladas en la zona industrial de Barquisimeto (con la excusa de “construir viviendas para los pobres”) Chávez gritó “¡Exprópiense!”, sin que le preocupasen los tres mil trabajadores que quedarían cesantes en plena crisis económica, ¿por qué en Caruao no podían imitarlo si, según justifica la “tomista” Marbelis Rada “bien lo dice el Presidente, la tierra no es de nadie, sino de quien la necesita”? Así que como “desde hace seis meses hemos reclamado al Instituto de la Vivienda de Vargas la necesidad de casas, pero no hemos obtenido respuesta, decidimos tomar medidas”. Y esas “medidas” fueron devastar los sembradíos de los Quintero, talar y quemar todos los árboles frutales y hasta cortar árboles grandes de una reserva natural anexa. Al igual que las turbas que acompañan al INTI para convertir en un peladero las fincas más productivas del país, así los integrantes de la “comuna socialista” de Caruao arrasaron también con los diferentes tipos de té que cuidaba con primor Ana Carlota y con todo lo que encontraron a su paso.

“Adiós Caruao. Tanto que te quise Caruaíto de mi vida. Fueron 15 años pisando tus gramitas, viendo cómo mi abuelita te convertía en un oasis de maticas, flores, cartelitos y detalles”, escribe la hija de Valentina en mensaje de “adiós” al lugar en el que pasó “mil vacaciones”. Adriana está conmocionada al ver la violencia y el odio en quienes hasta hace poco lucían como vecinos apacibles. “El pueblo de Caruao, esa gente con la que mis abuelos convivieron en perfecta armonía durante 15 años, esa gente con quienes cantamos aguinaldos en las misas de gallo, esos niños a quienes mi abuelita llevó a pintar y les leyó cuentos. Ese pueblo, sin avisar, nos convirtió en el enemigo. Pasamos de ser los guachafitos a ser “terratenientes” y “oligarcas”. Ellos se transformaron en “cimarrones”, “oprimidos” y “necesitados” (&). El domingo se complicó la cosa. Los invasores se aparecieron a hacer un sancocho y terminar de talar a punta de machete”. Llegó la GN, echaron unos tiros al aire y se llevaron a un indocumentado. Luego apareció un hombre, que nadie reconoció, en una moto, amenazando de muerte a Ana Carlota y a Tony: “Si a alguno de ellos (refiriéndose a los invasores) les pasa algo, ustedes se mueren”, indicó el motorizado (Tal Cual 11-03-2010). Los enardecidos amenazaron diciendo que si no soltaban al indocumentado quemarían la casa con todos adentro. Gobernador, GN, y policía dijeron que “no podían hacer nada”.

Los hechos de Caruao corroboran la visión de Ortega y Gasset sobre el efecto del populismo: “Como las masas no ven en las ventajas de la civilización un invento y construcción prodigiosos, que sólo con grandes esfuerzos y cautelas se puede sostener, creen que su papel se reduce a exigirlas perentoriamente, cual si fuesen derechos nativos. En los motines que la escasez provoca suelen las masas populares buscar pan, y el medio que emplean suele ser destruir las panaderías” (La Rebelión de las Masas) .

Venezuela es hoy un país sin ley con un caporal uniformado al mando. Ese “adiós Caruao” de Adriana Quintero pronto será un “Adiós Venezuela” si no le damos un “parao” electoral a quien instiga al pueblo a delinquir y a destruir la convivencia y la economía del país. La Mesa Unitaria no puede restringir, como lo está haciendo, la pequeña ventana de las primarias al incluir a “dedo” en ellas a presos políticos que deberían ir en las listas “por consenso” que los “cogollos” se reservan para sí y para sus partidarios. Que las prácticas “cogolléricas” no propicien el “Adiós Venezuela” sino que muestren un propósito de enmienda que nos conduzca hacia la reconquista de la paz y la Democracia .

mcolomina@gmail.com

Advertisements

One Comment to “Marta Colomina // Adiós Venezuela”

  1. La mafia Invisible: Escribir sobre esto, te puede costar la vida o la libertad.
    Para el periodismo investigativo y los estudiosos del crimen organizado y/o las Mafias, esto es una veta sorprendente e interesante de investigación. Una vieja forma de delinquir enquistada en las propias entrañas de todo un Poder Estatal. Es una mafia vieja, no emergente, que ha sabido deslizar su largo y delgado cuerpo, bajo las hojas del descuido o la ingenua confianza. Esta es la prostituta que ha fornicado con todos los gobiernos. Vestida de Ilustre honorabilidad, supo adquirir el disfraz del crimen perfecto.
    Esto también puede estar pasando en su país, ¿recuerda aquella maldición de los abuelos: “Que entre abogados te veas”? Pues, hasta que Ud. lo sufra en carne propia, no le verá la importancia y magnitud que tiene; será cuando pregunte; ¿hasta qué punto ha sido conveniente, que un solo gremio, maneje todo un Poder de la República? Tan delicado y sagrado como es la administración de la verdadera Justicia.
    Cuando Amnistía Internacional, clasificó a Venezuela como el país más corrupto de América, pensamos que se referían al gobierno Bolivariano de Chávez. NO, la institución más corrupta de ése sufrido país es nada menos que el “Colegio de Abogados”. Ellos tienen secuestrado al Poder Judicial, conformado obligatoria y exclusivamente por miembros de ése club, perdón; Gremio, y además; son los encargados de “Auto vigilarse” unos a otros, para que la labor parezca como si fuera: “honesta, transparente y confiable”.
    Aquello, como resultado, es como un club de amigas, repartiéndose en un festín.
    Entre ellos se hacen llamar “doctores”, aunque la verdad es que el 99% solo son licenciados en leyes. Se desplazan pavoneándose dentro de sus flamantes trajes, luciendo como ataúd de rico: distinguido por fuera, fétido por dentro. Si quiere ser barrendero allí, debe tener la bendición del Colegio de Abogados.
    Los creyentes cristianos, tenemos 2010 años sufriendo las consecuencias de un mal juez, Pilatos. Como la primera señal de una justicia corrupta y un silencio cómplice y cobarde.
    Su “Señoría” el juez, acepta o solicita soborno (a veces se sirven de terceros); para acelerar o aplazar las audiencias, o simplemente para decidir a favor de de la parte que más pagó.
    Los “doctores abogados”, usualmente de ambas partes litigantes, trabajan al unísono con: el juez, el fiscal, el secretario, etc., frenando, acelerando, enredando, o facilitando un caso a favor de una de las partes; o de ellos mismos. Si un caso lo dilatan, justifica un precio más caro. Una tontería la ponen a valer millones. En el tema de “justicia” la tarifa no se mide por kilo, por metro o por tiempo, la pone el señor abogado a su antojo; si él cree que el cliente tiene recursos, un mismo caso vale mucho más. La justicia tiene un valor según la avaricia del “Doctor” o la posibilidad de comprarla que tiene el cliente. El derecho es algo vendible al mejor postor, y si uno de las partes tiene recursos, el juicio se encarece obligatoriamente.
    Otra muestra de esto lo vemos cuando compramos o vendemos un auto o una propiedad. Quieras o no, dictaminaron que tiene que llevar la firma de uno de ellos, Se supone que esto bendice y purifica la documentación, a pesar que en el registro de la propiedad están haciendo la inscripción, otros de ellos. Aunque el papeleo es el mismo, te cobran de acuerdo al valor de la cosa tranzada. Por supuesto que te dicen que es por “favorecer” al que menos tiene, pero aun así el tablazo es inmisericorde. Para nada, porque al decidir desconocer el registro, te hacen un juego y dejan la escritura invalida, en juicios preñados de leguleyadas filosóficas contrarias al sentido común y al verdadero derecho a la propiedad a la libertad y a los derechos humanos.
    Los funcionarios o alguaciles, esconden, pierden, o desordenan los expedientes de los juicios, cumpliendo al pago de parte interesada, a sabiendas que no habrá investigación, mucho menos sanciones.
    En la República Bolivariana de Venezuela, es común, que un “abogado defensor” se quede con el 100% de la propiedad “defendida”; a vista y paciencia, pagada o complaciente de los jueces de la causa, cuidando, claro está, algo que ellos llaman: “El debido proceso” el cual tiñe de legal lo inmoral anti ético y claramente contra los desconocidos derechos humanos.
    Se inician juicios, aunque la causa no lo amerite; solo para proporcionarle ganancias a los abogados y cuotas retributivas al “señor” juez.
    Se levantan cargos, o se agravan los existentes, algunos contra inocentes, para ofrecerles la libertad a cambio de dinero. Los inversionistas extranjeros somos los más perjudicados. Muchos hemos perdido nuestros negocios y/o el capital invertido, reclamar es perder más a cambio de menos. No en vano, Venezuela aparece como unos de los países con menos seguridad en el ranking mundial, para los inversionistas, Lo que se llama competitividad en los organismos como el BID, Banco Mundial, BID, etc. Se puede ver en la web.
    Por otra parte, un imputado, reincidente o no, sin importar lo grave de sus delitos, paga al señor juez, y éste lo deja en libertad condicional, o lo manda a que se presente a firmar cada quince días, para que se aproveche de la situación y se fugue, evitando la pena, escondiéndose hasta que el caso prescriba o se olvide. Esa impunidad ha propiciado mas y mayores delitos. Delincuentes con varias causas pendientes, son recapturados cada día. Esto explica en parte, los niveles de inseguridad existentes en ése país, número 129 en el mundo. Busque en la Web, “Los Países más corruptos del Mundo”.
    La justicia gratuita es una gran falsa, los defensores no cumplen con el trabajo encomendado, llegan tarde o no asisten a las audiencias, dejan botados o rezagados los casos y /o los clientes, o se ponen de acuerdo con los otros miembros de las mafias para entrar en la danza de corrupción imperante.
    Qué decir de las Notarías “legales” o las clandestinas, donde el honorable colegio de abogados, tiene una fiesta con la alteración de documentos de propiedad, y hasta han vendido propiedades públicas. La prensa evidenció esto detalladamente y se ganó varios enemigos en el gremio de abogados. Son mínimos los casos descubiertos, en relación a lo aún oculto, como son los matrimonios ilegales con muertos, con discapacitados físicos o mentales etc.
    Este sistema judicial envilecido, ya ha menoscabado la confianza de la sociedad, que se sabe rehén de un club, que manipula la Ley, en beneficio propio. Por ejemplo; si defienden el patio de una casa, aplican la tarifa como si estuvieran litigando la casa entera.
    Todos saben que en éste país se acepta y propicia la corrupción en Todo el sistema judicial. Muchas personas prefieren tomar la Ley en su mano, violentamente resolver sus casos, evitando caer en garras de ésa mafia depredadora de las propiedades de la sociedad. Este es una de las causas del incremento de la violencia en las calles, pero rara o ninguna vez reconocen estas razones. El colegio de abogados es el tumor canceroso del sistema judicial Venezolano, es urgente una revolución en la sociedad, antes de que sea demasiado tarde.
    El Poder Judicial, ósea, el colegio de abogados, ya explicamos que es lo mismo, sabe que la policía es su títere; no pueden hacer absolutamente nada pues, son súbditos de sus mandatos. Su cargo y ascensos están bajo sus designios. En los años setenta, se formo un grupo “Gato” dentro de un escuadrón volante de la policía. Ellos trataron de acabar con los abogados y jueces que; alcahueteaban a los delincuentes a cambio de una cuota mensual, una especie de diezmo desprendida de todo lo que se robaban. Estos policías, fueron detectados, muertos o despedidos, algunos pararon en la cárcel, junto con los hampones que no pagaban la cuota, para que el “Señor Juez” los soltara apenas caía en manos de la autoridad. De nada servía el arriesgado trabajo policial; por una puerta entraban al maleante y por otra lo sacaba la “ilustre” mafia. Esto esta prolijamente detallado en el libro “Cuatro crímenes, cuatro poderes” del escritor Mármol León. Saque cuenta desde cuando viene documentado el rastro de tan pernicioso espantoso mal.
    Se dice que todos las mafias están dentro del estado, o son el Estado: Yakusa, cosa nostra, Paramilitares, los quisque guerrilleros, Camorra, gánster de chicago, (todavía existen, y no solo en chicago), y las células mafiosas rusas. Solo por nombrar unos poquitos. Claro, ninguno tan bien camuflageado, mimetizado como el “ilustre colegio de abogados de la república bolivariana de Venezuela” la existencia del monstruo se descubre solo al localizar su excremento, aunque no se logre ver la bestia.
    Esta forma de crimen organizado, se continúa fortaleciendo, y aunque han evolucionado hasta tener un ambiente auto protegido, se ha sabido cuidar para no salir a la superficie, en la agenda de calamidades de las instituciones mundiales, de la misma forma que lo ha hecho, la pobreza, el agua, el desarrollo sustentable, etc. ya está despertando intereses. Por ejemplo, el Banco Mundial dice no poder establecer aun cuanto se queda en Venezuela ni en otros países, por el pago de sobornos cada año, pero se estima en miles de millones de dólares. Se ha comenzado detectar sus conexiones con el tráfico ilegal de drogas, armas, trata de blanca, libertad de capos: hechos que serían imposible sin el intenso involucramiento del maleado poder judicial y, de la capacidad de influencias que adquieren dentro de las mafias judiciales. Ya hasta se sabe que por medio de ellas se decide, en vez de comprar drogas, o armas; comprar y vender costosas decisiones gubernamentales.
    ¿QUE DEFENSA TIENE UN CIUDADANO COMÚN, CONTRA EL “•COLEGIO DE ABOGADOS” Y SUS SECUACES???? Somos pollitos en fiesta de elefantes.
    ¿Quien le entra a éste problemón?, es como metérsele a un tren. Si alguien se atreve a reclamar, lo más seguro es que le inventen cargos y pare en la cárcel, o en la morgue. Si se muestra conocedor, es acusado por difamación injurias y calumnias ¿y luego, que abogado te defiende?
    ¿Este es el país que le vamos a heredar a nuestros hijos? Si no hay justicia, se convierte en una tribu de treinta millones de habitantes, aunque se vista al estilo new york, no es un estado de derecho. Es una violación insolente a los derechos humanos. Como vemos, es necesario promover la equidad de justicia, eliminando, la evidente brecha entre lo que es la justicia para ricos y la justicia para pobres. No puede seguir existiendo un sistema que si metes tres abogados y un montón de plata, eres inocente, y si solo metes uno, corres el riesgo que la justicia no te identifique, en la medida de tu falta, si es que la tienes. En la balanza de la justicia Venezolana, eres inocente, si por contrapeso a tus faltas, pones en el otro plato de la balanza mucho dinero.
    Al parecer, no les importa las consecuencias sico-sociales en la inversión extranjera. Internacionalmente Venezuela aparece como un país de alto riesgo para invertir; no existe seguridad judicial, más bien impera un peligro judicial.
    Un dato curioso, es que TODOS los medios venezolanos gastan el 80% de su capacidad atacando al gobierno central, y el 20% diciendo que no hay libertad de expresión, pero no se atreve a invertir ni un 2% para documentar lo que, para todos ya no es secreto: El ilustre secuestro del poder judicial.
    Los otros Poderes del Estado y ministerios, se hacen de la vista gorda, por un miedo a ponerle el cascabel al gato o por un horroroso acuerdo simbiótico, sobre entendido entre partes; Hoy por ti y mañana por mí. ¡Es por eso que el gobierno sale siempre ganador en los choques contra los PERIODISTAS¡ Si; uno de los más sufridos es el “Colegio de periodistas” más aún que; en varias ocasiones, ha evidenciado a través de los medios, la existencia, y modus operandis de las tenebrosamente celebres “Tribus Judiciales” y su funesta labor, propia y tan perjudicial como la de una Mafia del crimen organizado – porque son crimen organizado- Como huestes de maldad, han socavado las garantías sociales y el genuino Estado de Derecho. Por su conveniencia, el “ilustre” Colegio de abogados impide el diseño de un autentico sistema de verdadera justicia. Solo se implementan soluciones cosméticas y efímeras a un tortuoso sufrimiento social. El peligro está en que, en la medida que la clase pobre va comprendiendo su estado de indefensión, ante esta estructura, que les hace a un lado sus derechos, comenzara a sentir la urgente necesidad de defenderse de ellos y se dedicará a destruirlos, por razón de supervivencia.
    Dichas tribus, de actuación conocida públicamente, tiene ramales a escala nacional, que nacen desde el mismo Tribunal Supremo de Injusticia, llegando hasta los tribunales y juzgados más pequeños y lejanos de las provincias o prefecturas del sufrido país. Nadie puede o se atreve a controlarlos. Todos los que pudieran hacerlo, pertenecen al mismo “gremio” o clan, con un acuerdo tácito de no agresión y ayuda mutua. Entre bomberos no se majan la manguera. Hay de aquel legislador honesto, (aun quedan, créalo o no), que tenga la osadía de escaparse del redil. Si le va bien, se morirá de hambre. Que Dios nos ayude, ¡pero que no baje! o será de nuevo crucificado; a menos que pague un buen soborno.
    Cualquiera que ame a su país, debe construir algo algún día; puede ser un Verdadero Poder Judicial, con moral y ética propia, e irreprochable, donde no se permita que ni uno solo de sus miembros, sea corrupto, que no use la Ley en beneficio propio. Tal vez, exista alguien con poder, que no comparta esa actitud y trate de evitar que se generalicen acciones violentas, entre la sociedad y, hasta en contra de los mismos miembros de ese gremio maleado. Aunque se sabe ya ha pasado y, no se publica; para evitar que se popularice la receta, en perjuicio de los señores ilustres abogados, justos y castizos.
    Algunas cosas parecen legales, pero son inmorales. Semejante a un médico abórtero, o que practique la eutanasia, usando sus conocimientos de medicina; es un criminal. Ellos son lobos con traje de ovejas, es una gigantesca organización delincuencial, con ropaje de legalidad. Muchos que trabajan allí dicen: “No somos eso, pero me percato que actuamos como que sí fuéramos eso”. Un árbol de manzanas no da limones.
    El poder judicial y los Tribunales, deben estar en manos multidisciplinarias, con jurados; que no pertenezcan al colegio de abogados; en los juicios penales y también civiles, cuando menos. Nunca ser propiedad exclusiva de un solo gremio ni títere de un gobierno.
    La impunidad en los juzgados, produce más violencia en las calles y pésimo ejemplo a los jóvenes. ¿Hasta qué punto somos cómplices con nuestro silencio? Algún día se volverá contra nosotros. Si es que ya no está pasando.
    Este sistema tiene tres clases de victimas: El Cliente que pierde el caso, la sociedad, y los nuevos abogados que caen en el canasto de las manzanas podridas.
    Reconozco que soy una voz que clama en un desierto lleno de culebras, estoy en una lucha contra los mismos Gánster encargados de “auto vigilarse”, que hablan del “Debido Proceso”, como un mecanismo para desvalijar a la sociedad, “legalmente”. Hacen caso omiso de las ya jugosas tarifas que ellos mismos imponen, y deciden quedarse con todo lo que quieren. Cuando hablan y actúan como dueños del Poder Judicial, el crimen reemplaza a la justicia, y la venganza a la razón.
    Todo un Poder de un Estado, NUNCA puede ni debe estar en manos de un solo gremio. Siempre genera corrupción; se evidencia y por más que se esconda, el mal olor lo denuncia. Esto es parte de la anarquía y falso gobierno que impera en Venezuela. Pero luchar contra ellos es como meterse con la Camorra. Hay que dar las batallas, porque un club de amigas no puede tener en sus manos, el control de algo tan sagrado y delicado como la justicia de un país.
    El rumor ya llega al cielo, y la sociedad clama por una nueva revolución que libere al Poder Judicial de sus secuestradores y se le entregue a los que verdaderamente harán justicia. En forma rotativa; que no dé tiempo a hacer amistades en los tribunales; Sociólogos, sicólogos, periodistas, educadores, enfermeras, etc., deben intervenir como jurado en los juicios y, de ser posible en la selección del personal que labora en el Poder Judicial.
    La sociedad venezolana está demasiado agredida, como para seguir confiando en esa ristra de mafiosos, que confabuló un sistema, para ganarse la lotería, cada vez que consiguen a un cliente. Ese sistema ha demostrado ser pernicioso para la salud judicial. URGE UN SISTEMA DONDE IMPERE LA VERDAD ENTRE LOS HOMBRES.
    Propongo un sistema como el seguro social de salud. No como el sistema de seguro privado, donde lo operan, aunque no necesite la intervención para sacarle lo que tenga en la tarjeta de seguro. No, como el seguro social, donde los tribunales tengan que trabajar por la Ley y la Justicia y no por la avaricia.
    Es necesario hacer un comisionado internacional sobre la verdadera administración de justicia. Mostrarse ante otros pueblos. Entre los objetivos de los desarrollos del milenio, que manifiesta la Asamblea General de las Naciones Unidas, debe incorporarse también, la aplicación de la verdadera justicia, independientemente de la cantidad de abogados, y/o la capacidad monetaria que tenga el ciudadano. Para la eliminación de la pobreza extrema, hay que alejar la miseria fabricada; eliminar la desigualdad jurídica del pobre.
    La corrupción es la primera causa para el NO desarrollo de un país. La falta de justicia es la primera causa para la corrupción. ¿Cuánta amargura y miseria ha fabricado este cáncer burgués, que viene desde la colonia?
    En Noruega, fueron los empresarios los que establecieron la ética, pues se dieron cuenta que es un excelente negocio. Por otra parte, los Surcoreanos, hasta los que todavía no son cristianos, dicen que; lo que cambió a su país, fue el evangelio. Lo malo es que somos religiosos los domingos y corruptos el resto de la semana. El domingo es el día de reposo del corrupto. Además, un litigio entre el cielo y el infierno, lo ganará el infierno, porque allí deben de estar la mayoría de los abogados.
    Usted decide si es hora de hacer algo. Que el Buen Dios nos Ayude.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: