Archive for January, 2010

January 15, 2010

Zuela

Laureano Márquez
TalCual / ND

Enero 15, 2010

Z u e l a , como la Utopía de Tomás Moro, es un país inexistente, es un país imaginario, es lo que queda de un gran país, o quizá sea mejor decir, de lo que pudo ser un gran país y no lo es pero todavía puede serlo. Zuela es como esos muchachos que se ven prometedores, con un futuro por delante: hijos de padres acomodados, con recursos para darle educación, para hacer de él un buen hombre, pero el muchacho, inexplicablemente, sale malandro.

Este país imaginario, es la antítesis de la Utopía, que no existe por lo avanzado de su ideario. Zuela no existe porque es impensable tanta incapacidad en medio de la más extrema abundancia. En Zuela el dinero es el motor de todo, el dinero compra consciencias y más que una nación es un centro de negocios impredecible: En Zuela, cuando se devalúa la moneda, por ejemplo, la gente en vez de protestar por la inflación que se les viene encima, se dedica a comprar aparatos electrodomésticos para tratar de sacar provecho a la debacle. Tómese en cuenta para subrayar esta contradicción que Zuela es un país sin electricidad. La prosperidad de Zuela no se mide por el progreso colectivo, por la belleza de sus espacios públicos, sino por el progreso individual. Los pobladores de Zuela se ufanan de la manera como se estafan los dineros colectivos y se considera un imbécil a aquel que, teniendo la oportunidad de robar, no lo hace.

Los habitantes de Zuela tienen un término para nombrar a este tipo de gente: “Es un pendejo”, dicen. Así pues, el robo y la estafa son la principal fuente de riqueza de este país imaginario.

Casi todo el mundo lo hace: “cada quien según sus necesidades, cada cual según sus capacidades”. En Zuela la ley existe y teóricamente es buena, pero los jueces de Zuela son zueleños y como tales ponen su bienestar individual por encima del colectivo, máxime cuando cada vez que un juez exhibe alguna muestra de dignidad es castigado severamente. Los lugareños parecen aceptar su destino con resignación, aunque a veces protestan y reciben una fuerte represión para que aprendan que de nada les servirá protestar.

En Zuela se vive a riesgo propio. Los delincuentes y los policías se unen para cometer delitos. La vida vale poco y las calles son inseguras.

Naturalmente que en Zuela hay gente –y mucha– que no comparte este modo de vida y los hay en todos los sectores y corrientes. Por ejemplo, aunque Zuela no tiene electricidad segura, tiene a la gente más brillante para resolver el problema, pero en general no se les presta atención. Zuela tiene universidades de primera y está llena de gente inteligente que se convierte en “profetas del desastre” al anunciar las catástrofes que se avecinan pero raramente se les presta atención.

Zuela tiene legisladores sabios, técnicos muy capaces y profesionales formados en las mejores universidades del mundo y, a pesar de su sino, una infraestructura envidiable producto de los momentos en que los zueleños se han puesto de acuerdo para progresar juntos.

Pero con breves excepciones, los civiles no suelen ser los protagonistas de la historia de Zuela, sino la mentalidad militar, que en demasiadas ocasiones es de aprovechamiento más que de servicio a la “patria”. La gente común suele ser bondadosa y vive alimentada con la esperanza de que el futuro sea mejor. Pero en Zuela, como en el mito de Sísifo, cada vez que parece haber una oportunidad de remontar la cuesta, la piedra se les viene encima y hay que empezar la tarea de nuevo. Ese es, en medio de todo, un aspecto positivo: Los habitantes de Zuela están acostumbrados a comenzar nuevamente desde abajo cada vez que un proyecto de destrucción, disfrazado de esperanza, les roba el destino. Los zueleños suelen decir frente a cada crisis “ahora sí que hemos tocado fondo”, pero sus conductores siempre tienen la habilidad de sorprenderles con fondos nuevos e imprevistos. El término de esta historia y si Zuela será al final tierra de promisión o de ruina no está escrito, porque uno de los rasgos distintivos de Zuela es que es impredecible, cualquier cosa se puede esperar, incluso algo bueno.

Advertisements
January 14, 2010

Ortega Díaz anuncia que Franklin Brito está “incapacitado mentalmente”

Esto es lo que hacen las dictaduras para callar a quienes le molestan. Ahora resulta que el Sr. Brito esta incapacitado.

Sra. Ortega, como ira ud. a ver a sus hijos o a su familia a los ojos; como se puede ud. ver en un espejo sin sentir asco. No creo que pueda, creo que ud. se ve en el espejo y piensa, como llegue a esto!!!

———-

La fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, ha informado que el productor agropecuario Franklin Brito se encuentra incapacitado mentalmente, razón por la cual permanece recluido en el Hospital Militar. Ortega Díaz ha señalado también que Brito es incapaz de tomar sus propias decisiones.

La Fiscal desestimó los pronunciamientos que la CIDH ha emitido en torno a Franklin Brito y la jueza María Afiuni.

En el caso del productor agropecuario, la Corte Interamericana de Derechos Humanos sostiene que debe permitírsele ver a un médico de su confianza, en tanto que con respecto a la jueza responsable del caso de Eligio Cedeño, el ente internacional pidió que sea trasladada a otro centro de reclusión.

Ortega Díaz dijo hoy a los medios de comunicación que Brito “está inhabilitado y la persona inhabilitada tiene una disminución de su capacidad”, al tiempo que señaló que posiblemente la CIDH no tiene conocimiento sobre esto.

Explicó que una persona inhabilitada tiene “conductas no ajustadas a la normalidad… mentalmente puede tener algunas desviaciones”. Dejó saber que luego de varios estudios, expertos han determinado que existe una variación en la conducta de Brito.

Indicó que el tribunal consideró con base a esos informes médicos, “inhabilitarlo desde el punto de vista médico”.

Con respecto a la jueza Afiuni, la Fiscal destacó que la CIDH tampoco tiene conocimiento del tratamiento que le ha dado Venezuela a este caso, señalando que las autoridades le han dado respuesta a todas sus peticiones.

En otro orden de ideas, se refirió a las investigaciones que se adelantan sobre las llamadas de amenaza que ha recibido. Informó que han ubicado el origen de la mismas y que ahora buscan determinar quien las efectuó.

Brito realizó una huelga de hambre de 154 días en las afueras de la sede de la OEA para protestar y exigir la revocación de unas cartas agrarias que pesan sobre sus terrenos.

Aunque la suspendió el pasado 5 de diciembre, la volvió a iniciar el viernes 11 de diciembre debido a que consideró que las autoridades no habían cumplido con lo acordado para que él dejara el ayuno.

El productor reinició su huelga en las inmediaciones de la OEA, pero fue trasladado por funcionarios de la Policía Metropolitana y un fiscal al Hospital Militar, donde se encuentra en estos momentos.

La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, sostuvo que las autoridades del Estado debieron intervenir en la huelga de hambre retomada por el productor agropecuario, porque se debía” preservar el derecho a la vida” de alguien que “no reúne la mejor condición mental”.

El INTI intervino en 2005 los terrenos de Brito, ubicados en el municipio Sucre del estado Bolívar, y desde entonces el productor y profesor de Biología ha realizado una serie de protestas públicas para exigir la devolución de las tierras.

El 10 de noviembre de 2005, frente a reporteros en la plaza caraqueña de Miranda, Brito se cercenó un meñique y amenazó con cortarse un dedo cada semana si el presidente venezolano, Hugo Chávez, no ordenaba investigar el “ensañamiento” en contra de su familia.

January 5, 2010

MALDITO MURO

Bendito lo que une, maldito lo que separa. El de Berlín cayó hace dos décadas, el de aquí lo construye Chávez desde hace ya casi once años, sembrando odios, violencia, exclusiones y divisiones que él pretende sean insalvables entre “los míos y los de ellos”. Es hora de derrumbar el muro y de unir las dos mitades. Queremos una sola Venezuela.

El Muro de Berlín, cinturón de 155 Kms. que encerró a una parte de los alemanes, fue símbolo de la Guerra Fría durante décadas. Cayó como todo mal en la historia de la humanidad; cayó junto al comunismo soviético que pretendía montar la bota militar sobre sus ciudadanos y establecer un dominio mundial, a través de dogmas políticos e ideológicos, y de poderío bélico. La caída del Muro de Berlín es, tal vez, el hecho histórico más contundente de los últimos años. Mirar hacia la momia del comunismo y simultáneamente hablar de futuro, es contradictorio y antihistórico. Cayó el muro.

Chávez multiplica problemas y divide a la gente. Nos separa, nos etiqueta, nos discrimina. El ciudadano calificado de escuálido no tiene derecho a existir, será perseguido y acorralado. No tiene derecho a trabajar en instituciones oficiales, ni a recibir una beca, a que le asignen una vivienda, a tramitar con éxito créditos del Estado o cualquier otro beneficio del gobierno que, constitucionalmente, “es de todos”, si bien en la práctica es del cogollo, ya que incluso la inmensa mayoría de los inscritos en el PSUV son también de hecho marginados de los beneficios. A quien Chávez llame escuálido será objeto de sus constantes agresiones verbales, que perse incitan a la exclusión; no podrá manifestar libremente, sus propiedades serán afectadas, para él la justicia es inexistente y los jueces deciden según la hegemónica voluntad del amo, quien aspira gobernar para siempre, según reiteró en su último Aló Presidente: “Por la revolución, por la patria, Chávez tiene que quedarse aquí”. Que no sea Chávez quien lo diga: se acerca el 26 de septiembre de 2010.

El muro de Chávez no se queda en Venezuela, porque el país resulta pequeño a su liderazgo intergaláctico. Es parte de nuestra desgracia que el Presidente se ocupe más de afuera que de adentro, que regale lo nuestro, al ser para él más importante influenciar en el exterior, que satisfacer los requerimientos populares. No le importa que nos roben y maten como a ratas, sólo piensa en el cacareado presunto magnicidio; él regala patrullas policiales a Bolivia; más grave aún, “en el Presupuesto de 2010 se reducen en 64 % las Partidas para combatir la delincuencia”. Las viviendas populares son un reclamo general, pero “el gobierno de Chávez construye dos mil casas en República Dominicana, en la provincia de Montecristi”; peor aún, “en el Presupuesto de 2010 la inversión al sector vivienda descenderá 89,7 %”. El agua y la electricidad se han convertido en un drama en Venezuela, mientras construimos plantas termoeléctricas para distintos países, y acaban de regalarse afuera $ 380 millones para el mismo propósito. Aquí nos piden rebajar el consumo, pero no se incrementa la producción de energía; más dañino aún, se reducen en “33 % los recursos para proyectos de electricidad, en el Presupuesto de 2010”.

El muro exterior de Chávez pretende llevarnos a la guerra con Colombia. Acaba de ordenar el Presidente: “Compañeros militares: prepárense para la guerra. Señores Comandantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Comandante de las milicias, a formar milicianos. Estudiantes revolucionarios, mujeres, todos a defender la patria sagrada, la patria santa”. Derrumbemos este muro de separación y guerra. Venezuela quiere paz y progreso. La locura de la confrontación bélica -producto de una mente enferma y un corazón partido- no puede llevar al Ejército Libertador a salir de sus fronteras para asesinar a vecinos, o para que liquiden a los nuestros. Sus salidas han sido siempre por la libertad. Abajo el muro. Que caiga el muro de Chávez.

PACIANO PADRÓN

Telefax: (0212) 482-4569 / Celular: (0414) 328-1848

E-Mail: pacianopadron@gmail.com