Guerra sin cuartel

VENECONOMÍA.- El respiro que dio el presidente Hugo Chávez a los venezolanos después de conocidos los resultados de los comicios del domingo, duró menos de lo que canta un gallo.

Su barniz de pacificador se concretó a escuetas felicitaciones a los nuevos gobernantes de la alianza opositora frente a los corresponsales extranjeros. Ese “reconocimiento” de la voluntad popular le sirvió para exhibir su cara de demócrata ante la comunidad internacional. No en balde increpó ¿Quién se atreve a decir que en Venezuela no hay Democracia o que no hay independencia de poderes?

Pero, la fiera está herida. Chávez no acepta ni un No ni pérdida electoral alguna. Por eso, está sometiendo a sus oponentes (y a los venezolanos en general) a una guerra sin cuartel en varios frentes.

Uno es la promoción de la ingobernabilidad en las zonas donde ganó la alianza democrática. De allí, el comportamiento vandálico y fuera de la Ley demostrado por los funcionarios salientes en la Gobernación de Miranda, la Alcaldía Mayor y el Municipio Sucre quienes, de manera impune, destruyeron y robaron bienes de propiedad del Estado, además de que vaciaron las cuentas bancarias. A estos entes también se les arrebataron arbitrariamente competencias en instituciones que por ley son de su adscripción, entre ellas: Ávila TV y 22 jefaturas civiles quitadas a la alcaldía Mayor; y la Fundación de Transporte y el Hospital Victorino Santaella de Los Teques a la Gobernación de Miranda.

Otro frente de ataque es el acoso a los dirigentes de la oposición, en especial a Henrique Capriles Radonski y a Manuel Rosales. El propio Chávez le ha jurado a Rosales no descansar hasta llevarlo a prisión, lo que demostraría que cualquier juicio contra éste obedece a una vendetta personal del mandatario.
Un tercer terreno para exhibir su fuerza bruta es la apertura de un segundo proceso administrativo-sancionatorio contra Globovisión, con lo cual se pone en riesgo la concesión de este canal. El eventual cierre de Globovisión sería no sólo una ilegalidad sino que con ello se violaría flagrantemente el derecho de libertad de expresión a los venezolanos, ya que este canal es el único de señal abierta que mantiene una línea de opinión totalmente independiente a la bota de Chávez.

Pero, tal vez la mayor desvergüenza es el llamado del mandatario a solicitar una enmienda a la Constitución, con el solo propósito de reelegirse como Presidente y de paso aumentar aún más sus poderes. Se debe recalcar que esta solicitud es ilegal e inconstitucional, dado que la propuesta ya le fue denegada por una mayoría de venezolanos el 2 de diciembre de 2007.

Sin embargo, lo seguro es que no existirá institución alguna que se oponga a los deseos de Chávez y se llamará a votar su enmienda los primeros meses del próximo año, antes de que la economía comience a hacer aguas por los bajos precios del petróleo.

Así, 2009 volverá a sumir a los venezolanos en otro proceso de votación, que tapará los verdaderos problemas económicos y sociales de la población, y a donde irán a para los mermados ingresos de la nación.
Toca a los demócratas de Venezuela llamar a la coherencia, a la coordinación, a la unidad para impedir este nuevo asalto a la Constitución y a las leyes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: