De Patricia Poleo, para Hugo Chávez

martes, 02 de septiembre de 2008

El presidente Hugo Chávez advierte en su programa dominical: “No se metan con mi hija. Ella es mi corazón…”.La “ofensa” a la cual el Presidente de la República se refiere es a las informaciones que se han publicado acerca de que María, su hija, estaría siendo preparada para ser su sucesora.

Oyendo a Hugo Chávez pienso por ejemplo en Rafael Poleo y Guillermina Brito, los padres de Patricia, la periodista a quien el fiscal Isaías Rodríguez acusó de haber planificado el homicidio de Danilo Anderson. Pasados los años, ya se sabe que la acusación fue un montaje orquestado por Isaías para entregarle al Régimen en bandeja de plata a una de sus detractoras. Pero a pesar de las pruebas y los hechos, contra Patricia, uno de los corazones de Rafael y Guillermina, sigue vigente la acusación por homicidio.

También pienso en Germania, la hija de 13 años de Patricia, no uno de mis corazones, sino mi corazón, Presidente, ¿sabe usted que de uno de los laboratorios de guerra sucia del G2 cubano que usted mantiene en Venezuela, han salido vía internet a millones de correos electrónicos, las fotos de una actriz del porno en plena acción, no con uno, sino con dos hombres, a quien señalan de ser mi hija?¿Sabe usted que para mí sería un honor y no una ofensa que dijeran que mi hija será mi sucesora, pero que gracias a las bajezas de este Régimen no he podido defenderla de esas fotos que ruedan por la web señalando a mi hija de puta? (Le pido al corrector de El Nuevo País, no cambiarme esta palabra).

¿Tiene usted idea, Presidente, a cuántos corazones de venezolanos, hijos nuestros, pues, hemos visto caer, morir, llorar, sufrir producto del odio y las injusticias que usted ha promovido?

¿Sabe usted que al hijo, al corazón de José Ramón Vilas, trabajador petrolero asesinado por la espalda por un GN, han debido amputarle ya una pierna por el cáncer que le avanzó después de la muerte del padre?

¿Cree usted, Presidente, que la historia le perdonará el sufrimiento y vejamen al que han sido sometidos los hijos, los corazones, de nuestros trabajadores petroleros, arrastrados literalmente por la fuerza pública fuera de sus casas y escuelas?

¿Lleva usted la cuenta de los hijos de los presos políticos que son vejados en las cárceles, cuando acuden a la visita dominical?

¿Se acuerda usted, Presidente, cuando su locutor preferido, ahora candidato por Carabobo, se burló en cámara de la muerte del hijo, el corazón de Leopoldo Castillo?

Usted personalmente, presidente Chávez, se ha metido con nuestros hijos, los ha ofendido, los ha desterrado. Pero si algo puedo prometerle a usted, Hugo Chávez, es que cuando el péndulo venga, porque usted sabe que va y viene, seré garante de que ninguno de sus hijos y nietos sea objeto de los crímenes y las bajezas que usted ha promovido contra nuestros hijos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: