El Carnicero de La Cabaña

El Carnicero de La Cabana
Che Guevara, cuarenta años después
Por Nicolás Águila

LiberPress- El Club de los Amigos Malos – Octubre de 2007- Un espectro recorre el mundo desde fines de los años 60: la foto de Ernesto “Che” Guevara. Su imagen, convertida en banderín de enganche de los jóvenes contestarios, ha sido reproducida hasta la náusea en pósters, camisetas, llaveros, bragas y calzoncillos. El mítico guerrillero se ha convertido en un fetiche de consumo, sin dejar de ser por ello una de las figuras señeras de la mitología revolucionaria.

Ernesto Guevara es venerado como un ser celestial, a pesar de su conocido papel de verdugo en el baño de sangre con que se inauguró la revolución castrista. El aventurero de origen argentino –que se ganó muy pronto la confianza de Fidel Castro al ofrecerse para la primera ejecución sumaria en la guerrilla de la Sierra Maestra– entró en La Habana en 1959 con su leyenda guerrillera y su famosa estrella de comandante.

Inmediatamente se hizo cargo de la jefatura de La Cabaña, una tenebrosa fortaleza colonial donde fueron ejecutados centenares de reos, primero batistianos y después opositores anticastristas, condenados por contrarrevolucionarios en juicios sumarios sin las mínimas garantías procesales. La mayoría de ellos no llegaba a los 30 años.


Se sabe que algunos de los llamados tribunales revolucionarios llegaron a sentir remordimientos de conciencia a la hora de dictar sentencias de muerte o largas penas de prisión con base en acusaciones infundadas. Uno de ellos, presidido por el comandante Félix Pena, se atrevió a absolver por falta de pruebas a un nutrido grupo de pilotos de la fuerza aérea batistiana. Se negó a seguir el rumbo implacable de la “justicia revolucionaria”, que mandaba juzgar “por convicción” y no por pruebas. El propio Fidel Castro se erigió en magistrado en jefe. Declaró la nulidad del juicio impecable y ordenó la formación de otro tribunal para “juzgar” de nuevo a los pilotos. Los condenaron esta segunda vez y el comandante Pena, abogado y guerrillero de la Sierra Maestra, terminó “suicidándose”.

El Che Guevara no se andaba con esos remilgos. Frío y calculador, carecía de los escrúpulos primarios de Félix Pena. En su condición de máximo responsable de los fusilamientos en La Cabaña, exigía que en los juicios sumarios prevaleciera el celo militante por encima de cualquier consideración de orden jurídico. En las sentencias prefabricadas, que él mismo revisaba y aprobaba, no cabía el titubeo de la duda razonable ni ningún otro rezago de la “justicia burguesa”.

Su divisa no era “en la duda, abstente”, sino la de los tiempos de la Sierra Maestra: “ante la duda, mata”. Sus órdenes, por otro lado, no siempre estaban exentas de esa “fina ironía” que cautivó a más de un intelectual a ambos lados del Atlántico. En ocasiones mandaba al paredón escribiendo esta nota breve y terminante: “Dale aspirina”.

La macabra aspirina del Che cundió de tal modo que incluso se le llegó a aplicar a antiguos compañeros de armas. Por lo que quizás no estuviera del todo errado el poeta Roque Dalton cuando proclamó a todo pecho que “el socialismo es una aspirina del tamaño del sol.” Tiempo después él mismo pudo comprobar en carne propia lo que es la aspirina socialista según la receta del doctor Guevara. Nada menos que sus propios camaradas de la guerrilla se lo pasaron sumariamente por las armas.

Otra frase atribuida al Che Guevara, “endurecerse sin perder la ternura”, ha causado fascinación entre muchos latinoamericanos, tal vez por sintetizar la visión idealizada del bandolero gallardo, o por el atractivo que ejercen sobre las masas las cursilerías rotundas. Pero sobre todo, por no entenderse bien que “endurecerse” significa, en clave guevarista, aplastar sin piedad al adversario político. O dicho con las palabras que el propio Guevara usó para definir el papel de un buen revolucionario, endurecerse es convertirse en “una efectiva, violenta y selectiva máquina de matar a sangre fría”.

Che Guevara alcanzó la categoría de mito porque encarnó las actitudes iconoclastas de una época turbulenta. Eran tiempos en que los jóvenes del mundo occidental combinaban el rock y la droga con la gamberrada política. Se forjaban nuevos ídolos representativos del radicalismo que marcó los años 60. La figura de Guevara les venía de perlas.

Su conversión en “héroe legendario” también se explica, desde luego, por el hecho de haber muerto relativamente joven en lo que suele verse como una aventura quijotesca. Pero más que nada, se debe al impacto de una foto que le tomaron siete años antes de su muerte, donde aparece con estampa de poeta romántico, muy al gusto de aquellos años hippies — una de las pocas fotos suyas, por cierto, en que no sobresale su notable parecido físico con Cantinflas, el famoso cómico mexicano.

A 40 años de la muerte del Ché, sin embargo, la distancia histórica ofrece suficiente perspectiva crítica como para tirar la famosa foto en el mismo basurero adonde fue a parar la utopía fallida que le sirvió de marco. Pero la chemanía se resiste a desaparecer, estimulada por la frivolidad de la izquierda y por la falta de escrúpulos de los que comercian con la lucrativa imagen, convertida en un icono pop.

La idolatría del verdugo castrista es uno de esos contrasentidos de que se nutre el “ideario antimperialista”. ¿Cómo entender a esos pacifistas que protestan contra la guerra de Irak al mismo tiempo que enarbolan la efigie de una figura que predicaba la violencia sistemática?

No es la ternura lo que se pierde, sino la cordura, cuando se le rinde culto a un personaje que se propuso imponer a tiros y bombazos su distopía sangrienta. La instantánea de Korda nos oculta la dimensión sanguinaria de ese espectro que recorre el mundo con todo el espanto de su monosílabo totalitario. Che, le dicen sus fans y seguidores. Los cubanos preferimos llamarlo El Carnicero de La Cabaña.

Advertisements

8 Comments to “El Carnicero de La Cabaña”

  1. estimado senor, concuerdo con todo lo que ha escrito en este articulo. Estoy reuniendo datos para un libro y aprovecho la opportunidad para preguntarle quién es el testimonio del “dale aspirina”.

    le agradesco por su respuesta.

    Lorenzo Muller
    Paris, francia

  2. Carlos alberto Montaner es quien puede darte ese dato. Hay varios testimonios sobre otros crímenes del Che en documentales del exilio cubano (Pedro Corzo, i.a.), Saludos,

    Nicolás Águila
    http://lacomunidad.elpais.com/nicolasaguila/posts

  3. Muy “señores” mios, si es que se les puede llamar así. Es mi triste deber, como ciudadana y representante de miles de millones de personas alrededor de todo el globo, el tener que criticar la ofensa que hacen ustedes y gente como ustedes, extremistas de la derecha ( Nicolás, se te ve el plumero), de la figura de Ernesto Guevara de la Serna, el Ché.
    Creo, desde mi punto de vista humilde y sincero, que ni por asomo teneis la cultura ni la sensatez necesarias para hacer tales comentarios, por lo que observo que realmente no conoceis mucho la historia de aquel mítico revolucionario, no dictador como Franco o Hitler, ni corrupto como militares, policias y políticos de clara tendencia a inclinarse hacia la “derecha”.
    En toda guerra hay muertos, pero siento decirles que en esta, el Ché, sin duda ha matado menos inocentes que los que murieron bajo las horribles garras de los ya nombrados Franco, Hitler, policías, políticos y un largo etcétera de innumerables figuras cuyas manos están manchadas de sangre inocente, entre los que aparecen un monstruo llamado Bush y su esbirro, el excelentísimo José María Aznar, ambos, al igual que muchas personas, manipulados por un solo poder, el mayor asesino de la historia, cuyos orígenes se remontan tiempo atrás y cuya maldad dejó rastro en innumerabes ocasiones, ya sea con el disfraz de un “klu klux klan” repudiado por millones de personas y, afortunadamente “casi” extinto, o con la impoluta vestimenta de una Santa Inquisición que causó estragos manchando de sangre allá por donde pisaba y que aquí, en España, luchaba de la mano de Isabel y Fernando, nuestros famosísimos reyes católicos, asesinos como otros tantos. Sí, ese asesino cobarde y ruín es la Iglesia, la que mata al que no tiene Dios, la que pisotea al inferior, la que roba al pobre y la que manipula las penosas mentes de ciudadanos y, lamento decirlo, políticos influenciados por un único deseo, el poder. Sí, el analfabetismo es un arma de vuestra iglesia para que gente como ustedes piensen y actúen como dicta su “Señor”, tal vez quemando libros y matando genios a lo largo de la historia tenga la suerte de que el mundo esté repleto de gente como ustedes para hacer su propio teatro de marionetas, otros tenemos la suerte de abrir un libro y leer, interesarnos por la ciencia (os recomiendo su teoría evolutiva) y adquirir un nivel de cultura que nos permita pensar por voluntad propia.
    Ernesto Ché Guevara participó en la revolución cubana con un propósito: Condenar el Fascismo y el Capitalismo para poder LIBERAR a miles de personas de los sangrientos y afilados colmillos de fascistas asesinos que destruyen el mundo a cada paso que dán. Sí, el hombre que dió su vida luchando por la libertad de los pueblos de América latina mató en una guerra necesitada por todos, tal vez aquel revolucionario fuera un “asesino”, pero dio un rayo de esperanza en este pequeño mundo dominado por la enorme mano del poder.
    Y ahora les pregunto: ¿Están seguros de quienes son los asesinos? Medítenlo, les hará falta.

  4. Muy “señores” mios, si es que se les puede llamar así. Es mi triste deber, como ciudadana y representante de miles de millones de personas alrededor de todo el globo, el tener que criticar la ofensa que hacen ustedes y gente como ustedes, extremistas de la derecha ( Nicolás, se te ve el plumero), de la figura de Ernesto Guevara de la Serna, el Ché.
    Creo, desde mi punto de vista humilde y sincero, que ni por asomo teneis la cultura ni la sensatez necesarias para hacer tales comentarios, por lo que observo que realmente no conoceis mucho la historia de aquel mítico revolucionario, no dictador como Franco o Hitler, ni corrupto como militares, policias y políticos de clara tendencia a inclinarse hacia la “derecha”.
    En toda guerra hay muertos, pero siento decirles que en esta, el Ché, sin duda ha matado menos inocentes que los que murieron bajo las horribles garras de los ya nombrados Franco, Hitler, policías, políticos y un largo etcétera de innumerables figuras cuyas manos están manchadas de sangre inocente, entre los que aparecen un monstruo llamado Bush y su esbirro, el excelentísimo José María Aznar, ambos, al igual que muchas personas, manipulados por un solo poder, el mayor asesino de la historia, cuyos orígenes se remontan tiempo atrás y cuya maldad dejó rastro en innumerabes ocasiones, ya sea con el disfraz de un “klu klux klan” repudiado por millones de personas y, afortunadamente “casi” extinto, o con la impoluta vestimenta de una Santa Inquisición que causó estragos manchando de sangre allá por donde pisaba y que aquí, en España, luchaba de la mano de Isabel y Fernando, nuestros famosísimos reyes católicos, asesinos como otros tantos. Sí, ese asesino cobarde y ruín es la Iglesia, la que mata al que no tiene Dios, la que pisotea al inferior, la que roba al pobre y la que manipula las penosas mentes de ciudadanos y, lamento decirlo, políticos influenciados por un único deseo, el poder. Y sí, el analfabetismo es un arma de vuestra iglesia para que gente como ustedes piensen y actúen como dicta su “Señor”, tal vez quemando libros y matando genios a lo largo de la historia tenga la suerte de que el mundo esté repleto de gente como ustedes para hacer su propio teatro de marionetas, otros tenemos la suerte de abrir un libro y leer, interesarnos por la ciencia (os recomiendo su teoría evolutiva) y adquirir un nivel de cultura que nos permita pensar por voluntad propia.
    Ernesto Ché Guevara participó en la revolución cubana con un propósito: Condenar el Fascismo y el Capitalismo para poder LIBERAR a miles de personas de los sangrientos y afilados colmillos de fascistas asesinos que destruyen el mundo a cada paso que dán. Sí, el hombre que dió su vida luchando por la libertad de los pueblos de América latina mató en una guerra necesitada por todos, tal vez aquel revolucionario fuera un “asesino”, pero dio un rayo de esperanza en este pequeño mundo dominado por la enorme mano del poder.
    Y ahora les pregunto: ¿Están seguros de quienes son los asesinos?
    Medítenlo, les hará falta.

  5. En la Sierra Maestra durante la guerra contra el gobierno de Fulgencio Batista (1957-1958 )

    1. Aristio – 10-57
    2. Manuel Capitán – 1957
    3. Juan Chang – 9-57
    4. “Bisco” Echevarría Martínez – 8-57
    5. Eutimio Guerra – 2-18-57
    6. Dionisio Lebrigio – 9-57
    7. Juan Lebrigio – 9-57
    8. El ” Negro ” Napoles- 2-18-57
    9. “Chicho ” Osorio – 1-17-57
    10. Un maestro no identificado (“El Maestro”) – 9-57
    11-12. Dos hermanos, espías del grupo de Masferrer -9-57
    13-14 Dos campesinos no identificados- 4-57

    Ejecutados o enviados a ejecutar por el asesino y aventurero argentino durante su breve comando en Santa Clara ( 1-3 de enero de 1959).
    1. Ramón Alba – 1-3-59**
    2. José Barroso- 1-59
    3. Joaquín Casillas Lumpuy – 1-2-59**
    4. Félix Cruz – 1-1-59
    5. Alejandro García Olayón – 1-31-59**
    6. Héctor Mirabal – 1-59
    7. J. Mirabal- 1-59
    8. Felix Montano – 1-59
    9. Cornelio Rojas – 1-7-59**
    10. Vilalla – 1-59
    11. Domingo Alvarez Martínez 1-4-59**
    12. Cano del Prieto -1-7-59**
    13. José Fernández Martínez-1-2- 59
    14. José Grizel Segura-1-7-59* * ( Manacas)
    15. Arturo Pérez Pérez-1-24-59* *
    16. Ricardo Rodríguez Pérez-1-11-59* *
    17. Francisco Rosell -1-11-59
    18. Ignacio Rosell Leyva -1-11-59
    19. Antonio Ruíz Beltrán -1-11-59
    20. Ramón Santos García-1-12-59
    21. Pedro SocarrásS-1-12- 59**
    22. Manuel Valdés – 1-59
    23. Tace José Veláquez -12-59**
    ** Che firmó la pena de muerte antes de partir de Santa Clara.

    Ejecuciones documentadas en la prisión “Fortaleza de la Cabaña” ordenadas por Ernesto Guevara, alias “Che” durante su comando en la misma (3 de enero al 26 de noviembre del 1959).

    1. Vilau Abreu – 7-3-59
    2. Humberto Aguiar – 1959
    3. Garmán Aguirre – 1959
    4. Pelayo Alayón – 2-59
    5. José Luis Alfaro Sierra – 7-1-59
    6. Pedro Alfaro – 7-25-59
    7. Mriano Alonso – 7-1-59
    8. José Alvaro – 3-1-59
    9. Alvaro Anguieira Suárez – 1-4-59
    10. Aniella – 1959
    11. Mario Ares Polo- 1-2-59
    12. José Ramón Bacallao – 12-23-59**
    13. Severino Barrios – 12-9-59**
    14. Eugenio Bécquer – 9-29-59
    15. Francisco Bécquer – 7-2-59
    16. Ramón Biscet- 7-5-59
    17. Roberto Calzadilla – 1959
    18. Eufemio Cano – 4-59
    19. Juan Capote Fiallo – 5-1-59
    20. Antonio Carralero – 2-4-59
    21. Gertrudis Castellanos – 5-7-59
    22. José Castaño Quevedo – 3-6-59.
    23. Raúl Castaño – 5-30-59
    24. Eufemio Chala – 12-16-59**
    25. José Chamace – 10-15-59
    26. José Chamizo – 3-59
    27. Raúl Clausell – 1-28-59
    28. Angel Clausell – 1-18-59
    29. Demetrio Clausell – 1-2-59
    30. José Clausell-1-29- 59
    31. Eloy Contreras- 1-18-59
    32. Alberto Corbo – 12-7-59**
    33. Emilio Cruz Pérez – 12-7-59**
    34. Orestes Cruz – 1959
    35. Adalberto Cuevas – 7-2-59**
    36. Cuni – 1959
    37. Antonio de Beche – 1-5-59
    38. Mateo Delgado-12-4- 59
    39. Armando Delgado – 1-29-59
    40. Ramón Despaigne – 1959
    41. José Díaz Cabezas 7-30-59
    42. Fidel Díaz Marquina – 4-9-59
    43. Antonio Duarte – 7-2-59
    44. Ramón Fernández Ojeda – 5-29-59
    45. Rudy Fernández – 7-30-59
    46. Ferrán Alfonso – 1-12-59
    47. Salvador Ferrero – 6-29-59
    48. Victor Figueredo – 1-59
    49. Eduardo Forte – 3-20-59
    50… Ugarde Galán – 1959
    51. Rafael García Muñiz – 1-20-59
    52. Adalberto García 6-6-59
    53. Alberto García – 6-6-59
    54. Jacinto García – 9-8-59
    55. Evelio Gaspar – 12-4-59**
    56. Armada Gil y Diez y Diez Cabezas- 12-4-59**
    57. José González Malagón – 7-2-59
    58. Evaristo Benerio González – 11-14-59
    59. Ezequiel González-59
    60. Secundino González – 1959
    61. Ricardo Luis Grao – 2-3-59
    62. Ricardo José Grau – 7-59
    63. Oscar Guerra – 3-9-59
    64. Julián Hernádez -2-9-59
    65. Francisco Hernández Leyva – 4-15-59
    66. Antonio Hernández – 2-14-59
    67. Gerardo Hernández – 7-26-59
    68. Olegario Hernández – 4-23-59
    69. Secundino Hernández – 1-59
    70. Rodolfo Hernández Falcón – 1-9-59
    71. Raúl Herrera -2-18-59
    72. Jesús Insua-7-30-59
    73. Enrique Izquierdo- 7-3– 59
    74. Silvino Junco – 11-15-59
    75… Enrique La Rosa- 1959
    76. Bonifacio Lasaparla- 1959
    77. Jesús Lazo Otaño -1959
    78. Ariel Lima Lago – 8-1-59- (Menor)
    79. René López Vidal -7-3-59
    80. Armando Mas – 2-17-59
    81. Ornelio Mata- 1-30-59
    82. Evelio Mata Rodriguez- 2-8-59
    83. Elpidio Mederos -1-9-59
    84. José Medina -5-17-59
    85. José Mesa 7-23-59
    86. Fidel Mesquía Díaz 7-11-59
    87. Juan Manuel Milián – 1959
    88. Jose Milián Pérez – 4-3-59
    89. Francisco Mirabal – 5-29-59
    90. Luis Mirabal – 1959
    91. Ernesto Morales – 1959
    92. Pedro Morejón – 3-59
    93. Carlos Muñoz M.D…- 1959
    94. César Nicolardes Rojas- 1-7-59
    95. Víctor Nicolardes Rojas- 1-7-59
    96. José Nuñez – 3-59
    97. Viterbo O’Reilly – 2-27-59
    98. Félix Oviedo – 7-21-59
    99. Manuel Paneque – 8-16-59
    100. Pedro Pedroso – 12-1-59**
    101. Diego Pérez Cuesta – 1959
    102. Juan Pérez Hernández – 5-29-59
    103. Diego Pérez Crela – 4-3-59
    104. José Pozo – 1-59
    105. Emilio Puebla – 4-30-59
    106. Alfredo Pupo – 5-29-59
    107. Secundino Ramírez – 4-2-59
    108. Ramón Ramos – 4-23-59
    109. Pablo Ravelo Jr. – 9-15-59
    110. Rubén Rey Alberola – 2-27-59
    111. Mario Risquelme – 1-29-59
    112. Fernando Rivera – 10-8-59
    113. Pablo Rivero- 5-59
    114. Manuel Rodríguez – 3-1-59
    115. Marcos Rodríguez -7-31-59
    116. Nemesio Rodríguez – 7-30-59
    117. Pablo Rodriguez – 10-1-59
    118. Ricardo Rodriguez – 5-29-59
    119. Olegario Rodriguez Fernández-4-23- 59
    120. José Saldara – 11-9-59
    121. Pedro Santana – 2-59
    122. Sergio Sierra – 1-9-59
    123. Juan Silva – 8-59
    124. Fausto Silva – 1-29-59
    125. Elpidio Soler- 11-8-59
    126. Jseús Sosa Blanco – 2-8-59
    127. Renato Sosa- 6-28-59
    128. Sergio Sosa – 8-20-59
    129. Pedro Soto – 3-20-59
    130. Oscar Suárez – 4-30-59
    131. Rafael Tarrago – 2-18-59
    132. Teodoro Tellez Cisneros- 1-3-59
    133. Francisco Tellez-1-3-59
    134. José Tin- 1-12-59
    135. Francisco Travieso -1959
    136. Leonrardo Trujillo – 2-27-59
    137. Trujillo – 1959
    138. Lupe Valdéz Barbosa – 3-22-59
    139. Marcelino Valdéz – 7-21-59
    140. Antonio Valentín – 3-22-59
    141. Manuel Vázquez-3-22- 59
    142. Sergio Vázquez-5-29- 59
    143. Verdecia – 1959
    144. Dámaso Zayas -7-23-59
    145. José Alvarado -4-22-59
    146. Leonoardo Baró- 1-12-59
    147. Raúl Concepción Lima – 1959
    148. Eladio Caro – 1-4-59
    149. Carpintor – 1959
    150. Carlos Corvo Martíenz – 1959
    151. Juan Guillermo Cossío – 1959
    152. Corporal Ortega – 7-11-59
    153. Juan Manuel Prieto – 1959
    154. Antonio Valdéz Mena – 5-11-59
    155. Esteban Lastra – 1-59
    156. Juan Felipe Cruz Serafín-6-59* *
    157. Bonifacio Grasso – 7-59
    158. Feliciano Almenares – 12-8-59
    159. Antonio Blanco Navarro – 12-10-59**
    160. Albeto Carola – 6-5-59
    161. Evaristo Guerra- 2-8-59
    162. Cristobal Martínez – 1-16-59
    163. Pedro Rodríguez – 1-10-59
    164. Francisco Trujillo- 2-18-59
    ** Ernesto Guevara, alias “Ché” ordeno y firmó las sentencias de muerte, pero las ejecuciónes se efectuarón luego de que dejara la jefatura en Santa Clara y en La Cabaña.

    ____________ _
    Copy & Paste:

    http://che-guevara.awardspace.com/

    Che: más mito que realidad!

  6. Mira, María, los demócratas rechazamos por igual a Franco que a Stalin, a Fidel que a Pinochet, al carnicero de la Cabaña (alias Che) que al carnicero de Paracuellos (alias Carrillo). No se puede combatir al fascismo de derecha y luego exaltar al fascismo de izquierda. No es posible condenar al nazismo y luego defender al comunismo. Tan malo es un genicidio como el otro. Tú dices que eres “representante de miles de millones de personas alrededor de todo el globo”. Ni que fueras el secretario general de la ONU. Estás patética. Eras una inmunda fascista de izquiera. ¿Saben lo que es decir que Che mató menos gente que éste y el otro para justificarlo? Eres una inmoral. Seguramente que defiendes y apoyas a los etarras porque mataron menos gente que Al Capone. Sucia. Me das asco, pero me das más pena. Pobre España, con esta gentuza. A dónde vamos a parar con estos herederos de Stalin y del che guevara?

  7. Los que creen en el Che, Fidel, y la revolucion son unos infelices ignorantes … vean este video y despues hablan

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: