Siete mil padres de luto en lo que va del año…

Opinión
Jesús TORREALBA
Noticiero Digital

“El Maracucho”. Así lo conoce el barrio que ayudó a fundar hace casi tres décadas, en una de las partes más altas de Petare. “Maracucho, ayúdame con esto”… “Maracucho, se me esta cayendo el rancho”… “Maracucho, el chamo tiene fiebre y no tengo con que bajarlo al hospital”… Asi le dicen, casi a diario, y el responde en la medida de sus posibilidades, que a sus vecinos se le antojan infinitas. Su nombre es Gustavo Márquez, pero casi nadie lo sabe.

Quienes hoy domingo se encuentren con él allá arriba, en el Barrio San Pascual, muy cerca del sector La Fénix, no podrán decirle “Maracucho, ¡Feliz Día del Padre!”. Desgraciadamente tendrán que decirle: “¡Que vaina, Maracucho, sentido pésame, hermano, que broma…!” El pasado jueves 12, como a las 10 de la noche, le entregaron en la morgue el cuerpo sin vida de su hijo, Jonathan José Márquez Hernández. Jonathan era mecánico, era un tipo tranquilo, pero sobre todo era un caballero, un hombre de bien: Al ver que allá en lo alto del barrio unos sujetos intentaban violar a una muchacha intervino, y en medio de la discusión con los antisociales la muchacha logró escapar. Furiosos, los malandros le exigieron a Jonathan que, como compensación, les diera la moto que tripulaba (“un mocho de moto que ni prendía”, recuerda, indignado, uno de sus amigos). Jonathan entregó la moto. Pero eso no evitó el balazo. El viernes 13 fue enterrado, entre el dolor y la rabia de sus familiares, amigos y vecinos.

Desgraciadamente, no es el de Gustavo Márquez el único hogar que hoy no podrá celebrar el Día del Padre. Según el Laboratorio de Ciencias Sociales de la Universidad Central de Venezuela, en 1998 -año en que Chávez ganó sus primeras elecciones presidenciales- se cometieron 4.550 homicidios en el país. En 2007 esa cifra se elevó a 13.200. Dicho en otras palabras, en lo que el gobierno llama “diez años de revolución” las cifras de homicidios en nuestro país se han triplicado. Entre el 80% y el 90% de las muertes violentas se producen en los barrios más pobres, y siete de cada diez víctimas son jóvenes, varones y pobres. Exactamente, como el hijo del Maracucho, como los hijos de tantos.

Estimaciones realizadas por el Monitor de Violencia y Seguridad de la Asociación Civil Radar de los Barrios indican que en lo va del año 2008 en unos siete mil hogares de Venezuela un padre ha tenido que enterrar por lo menos a un hijo, víctima de la violencia hamponil. Sumada esa cifra a los anteriores registros de victimización, tendremos que en en “en diez años de revolución” veinte mil padres hantenido que enterrar a sus hijos.

Mientras eso ocurre, el Ministro Ramón Rodríguez Chacín (si, el mismo ministro de la Ley Sapeo, el mismo que en TV le dice “camaradas” a los narcoguerrilleros de las FARC) sigue diciendo que su plan “Caracas Segura” es “una maravilla”, que los números rojos de la inseguridad “están bajando” y que Caracas es “la ciudad más segura del mundo”.

El Radar de los Barrios conoció a Gustavo Márquez en una mañana de lucha, allá arriba en su barrio, cuando él y el resto de la comunidad reclamaban al gobierno la realización de las obras necesarias para frenar la inestabilidad de los terrenos. Sabemos que, con su dolor a cuestas, “El Maracucho” seguirá peleando por sus derechos y los de su gente. A él, y a los otros siete mil padres que hoy no podrán celebrar su día porque el hampa les arrebató un hijo en lo que va del 2008; A ellos, y los otros 13 mil padres que se quedaron sin un hijo por culpa de las balas del hampa desde 1998 hasta hoy, vaya nuestra palabra de solidaridad y la ratificación de nuestro compromiso: luchar por un país donde los hijos entierren a sus padres (como es lógico y natural, despues de una vida larga y productiva), y no al revés.

Esa es nuestra palabra, hoy, Día del Padre.

P.D.: A Laureano Torrealba, luchador contra las dictaduras, constructor de sindicatos y de sueños, padre mío que junto al Padre Nuestro también estas en los cielos: ¡Aquí seguimos, viejo, haciendo lo que nos enseñaste! ¡Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: