Una deuda con los presos y perseguidos políticos

Por Mercedes Montero

Todos sin lugar a dudas hemos sufrido en carne propia, las consecuencias de haber llevado a la presidencia al siniestro personaje, y, al equipo que lo acompaña en la destrucción sistemática de nuestro país, en la deformación de nuestro legado histórico, y, lo más triste en la siembra de odio entre los venezolanos, nación que siempre se caracterizó por su generosidad.

El 11 de abril de 2002, constituye una fecha fatídica que marca el inicio de una cadena de hitos históricos que cambiaron el panorama político de la Venezuela del siglo XXI. Una comparación ilustrativa es la referente a una borrasca que arrasa con un isla hermosa, regando por doquier cadáveres, árboles, animales, cabañas, otras estructuras que antes de su llegada habían tenido un hondo significado para sus pobladores.

Sería redundante volver a describir los sucesos de ese día, todos los venezolanos somos testigos de lo que pasó, de lo que sigue pasando, y, de lo que pasará si no recordamos el dolor causado por la orden que el primer mandatario nacional diera a su alto mando militar de masacrar a la manifestación que le pedía su renuncia.

Es preciso recordar que eran imperativos:

  • El legítimo derecho de los venezolanos a solicitar la renuncia presidencial tomando en cuenta las causas que movían a la nación a proceder de esa forma.
  • El primer mandatario está al servicio del pueblo y no al contrario.
  • Cuando el primer mandatario de una nación actúa contra la nación que le confirió el mandato, está traicionando a esa misma nación.
  • Ese día fueron asesinados 19 ciudadanos y heridos más de un centenar, así como en los días posteriores fue desatada la mayor represión que haya conocido la historia patria.
  • El dolor sentido llevó a los ciudadanos a pronunciar la consigna ¡Prohibido Olvidar!, con el fin de clamar por justicia , más no por revancha.
  • El régimen para justificar el crimen ha producido una “versión” de los hechos ocurridos y ha prostituido al Poder Judicial hasta el punto que los culpables han sido declarados “héroes de la revolución”, y, a quienes cumplieron con su deber se los ha sometido a juicios interminables. A otros presos políticos se les ha condenado con decenas de años de prisión.
  • Esos seres que son inocentes tienen años privados de su libertad y todos sus derechos humanos fundamentales. Sus familias han sido sometidas a toda serie de vicisitudes y discriminación.
  • Cuando olvidamos reclamar justicia para los presos y perseguidos políticos, estamos cediendo los derechos irrenunciables al respeto a la vida, a la justicia y la libertad de expresión.
  • Cuando callamos, estamos cometiendo la vileza de darle crédito a “ La historia según Chávez”, lo cual postergará el verdadero juicio social que los sucesos ocurridos el 11 de abril de 2002, merecen.

Recordemos todos que ese día hubo bajas en tirios y troyanos, que las vidas humanas no tienen precio, pero que si algún precio tuvieran sería exactamente el mismo para absolutamente todos.
Recordemos que la justicia es ciega, por eso está representada con una venda sobre los ojos, y, tiene una balanza en la mano, lo cual quiere decir que todos somos absolutamente iguales ante la ley, brazo ejecutor de la justicia.

Recordemos sin odio, ni rencor, el dolor que sentimos ese día, y , con toda la constancia que merece una causa justa, recordemos y hagamos empatía con aquellos que por cumplir con su deber, hoy, les ha sido vedado su derecho ante la ley.

El 11 de abril de 2008, se cumplió el VI Aniversario de la Masacre de Puente Llaguno. Ese día se desató la borrasca que ha producido la debacle en la que se encuentra Venezuela.

Recordemos que el significado de la consigna ¡Prohibido Olvidar! Es un imperativo.

Quien calla otorga, y, cuando el silencio es producido por el miedo, o la comodidad quienes así proceden están gritando al mundo su complicidad.

Mercedes Montero

mechemon99@yahoo.co.uk

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: