Las pruebas de la tortura

Nosotros en Muévete jamas sentimos tanta vergüenza por el cangrejo. Jamas nos sentimos mas apenados por nuestros lazos con el engendro del demonio que se hace llamar presidente. Todos (los que quisieron oír y leer) sabíamos de las relaciones de este gobierno con las FARC; no hay sorpresas en eso. Todos sabíamos que era Rodríguez Chacín, que sorpresa puede haber cuando lo mandan a el a rescatar. Que sorpresa puede haber cuando se muestra camarada; ninguna, ninguna, ninguna. Lo que indigna es la pretensión del cangrejo SADIM (Midas al revés) de quitarles a estos delincuentes su bien ganado calificativo de TERRORISTAS. Sadim muy pronto el mundo te va a reconocer como tal.

——

Los familiares de los secuestrados de las FARC recibieron de la liberada Consuelo González de Perdomo cartas en las que relatan el sufrimiento al que son sometidos por sus captores. Encadenamiento por años y enfermedades crónicas son parte de los traumas que viven a diario

Douglas Gómez Barrueta

Que se llame pruebas de vida a las cartas, videos y fotografías que dejan enviar las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a algunos secuestrados es una ironía cruel. Y lo es, porque los escritos describen situaciones cercanas a la muerte. Secuestrados en medio de la selva, durmiendo encadenados, con la moral y la esperanza desapareciendo a cada instante; sufriendo la tortura física, emocional y espiritual de parte de sus captores; implorando atención médica, rogando por medicamentos.

A los sobrevivientes de las FARC casi se les está acabando el aliento para pedir por su libertad.

Por eso, los familiares de los secuestrados le pidieron a “Tirofijo” que las FARC que dejen de encadenar a los seres humanos que mantienen en cautiverio. “Por favor `Manuel Marulanda’, con respeto, con dignidad, quiten las cadenas a los secuestrados. que ya son suficientes los diez años que ellos llevan pudriéndo! se en las selvas de Colombia”, manifestó Marleny Orjuela, presidenta de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz).

La petición la hicieron después que varios familiares de secuestrados se reunieran con la ex congresista Consuelo González de Perdomo, quien entregó las cartas y fotografías de varios de sus compañeros de cautiverio.

El grupo del que llegaron pruebas lo conforman los ex congresistas Gloria Polanco (seis años secuestrada), Jorge Eduardo Gechem Turbay (cinco años en cautiverio) y Orlando Beltrán (un año como rehén).También el ex gobernador del Meta, Alan Jara (seis años en poder de los faracos), además del coronel Luis Mendieta (siete años), los capitanes Enrique Murillo (siete años) y Willian Donato (nueve años); y el sargento Arbey Delgado (nueve años).

LA AGONÍA MENTAL

Luis Mendieta es un teniente ! coronel de la Policía Nacional, fue secuestrado el 1º de noviembre de 1998 tras la incursión de los faracos a la población de Mitú, departamento colombiano del Vaupés y reveló en una carta dirigida a sus familiares las torturas a las que ha sido sometido.

“He tenido que arrastrarme en el barro para hacer mis necesidades fisiológicas, con la cadena y el candado atados al cuello”.

Las cartas de Mendieta fueron leídas por su esposa María Teresa y su hija Jenny en Radio Caracol, ambas optaron en revelar el maltrato al que es sometido su familiar, así como el resto de los rehenes de las FARC. “No es el dolor físico lo que nos hiere, no son las cadenas que llevamos colgadas a nuestros cuellos lo que nos atormenta, no son las permanentes enfermedades las que nos afligen. Es la agonía mental causada por la irracionalidad de todo esto, es el enojo que nos produce la perversidad del malo y la indiferencia del bueno”, escribe Mendieta.

El oficial cautivo reveló que estuvo un tiempo con la ex candidata presidencial, Ingrid Betancourt y los tres ciudadanos estadounidenses Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell. Así como con la liberada Clara Rojas mientras pudo tener cerca a su hijo Emmanuel.

Sobre Betancourt, informó que ha sido transportada en hamacas utilizadas como camillas varias veces durante su cautiverio, como le ocurrió a él mismo cuando sufrió una parálisis en las piernas de la que se está recuperando. Sobre Rojas, dijo que varios rehenes pudieron conocer a su hijo Emmanuel.

“Días después, en dos o tres oportunidades, algunos pudimos alzar al niño porque lo llevaron a nuestro sitio, porque hombres especiales de la fuerza pública elaboraban cosas, cositas que le hicieron, ropita, zapaticos, algunos jugueticos, morralitos y muchas otras cositas”.

También dijo que los faracos lo encadenan por el cuello y lo atan a un árbol todas las noches, como al resto de los hombres secuestrados, para impedir que se escape. Asimismo dice que ha sufrido paludismo varias veces y qu! e ha sido inyectado con penicilina en unas diez oportunidades para cal mar el dolor de sus piernas.

“Me despido nuevamente deseándoles a todos feliz navidad y venturoso 2008, que Dios los acompañe”, escribe Mendieta en una de las misivas con fecha 21 de diciembre del año pasado.

LA OTRA MISIÓN MILAGRO

Jorge Eduardo Gechem Turbay es un ex congresista, fue secuestrado el 20 de febrero de 2002 después que los faracos tomaran un avión que cubría la ruta Florencia-Bogotá con escala en la ciudad de Neiva. Este hecho fue el que provocó que el gobierno del ex presidente Andrés Pastrana pusiera fin a la zona de despeje en la que sostenía un diálogo de paz con las FARC.

Gechem Turbay le pide en una carta a su esposa ayudar económicamente a varias familias de militares cautivos. También que sea trasladado a La Habana para ser atendido de sus problemas de salud. “Se le puede solicitar al Presidente Fidel Castro, que intervenga ante el Presidente Uribe y ante el secreta! riado de las FARC, a ver si es posible mi traslado a un hospital en Cuba para mis tratamientos. Si me recupero pasaría a una cárcel en La Habana, en mi calidad de rehén político a espera del acuerdo humanitario”.

Gechem Turbay asegura, de su puño y letra, que ha sufrido cinco preinfartos y una úlcera sangrante mientras ha estado bajo poder de las FARC. Además propuso a su familiares que hablen con el mandatario colombiano, Álvaro Uribe, y con los ex presidentes César Gaviria, Ernesto Samper y Pastrana para que impulsen un acuerdo con los secuestrados enfermos y los canjeen con los guerrilleros presos en mal estado de salud.

“Quiero seguir viviendo, es mi responsabilidad pero si no salimos adelante en estas propuestas que hago, veo muy prolongado el drama y mis resistencias físicas no resisten, pues me siento agonizado y cansado (…) He padecido muchas dolencias: los problemas cardiacos (5 fuertes ataques y 2 leves me han llevado a momentos críticos, tomo 2 ! pastillas diarias de ranitidina), la columna vertebral, la lesión en l umbar 4 es muy acentuada el dolor diario es fuerte, tomo voltaren y diclofenaco, me lleva a no poderme con facilidad agachar, no cargo nada, no puedo lavar mi ropa, pues tengo que recoger agua y no puedo”, asegura Gechem.

Las cartas no sólo revelan la condición humana de los secuestrados, sino de sus captores.

Muestran el desprecio que sienten los terroristas por la vida de quienes piensan distinto. Son pruebas de lo que son capaces de hacer las FARC si llegan a obtener el poder en Colombia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: