Por ahora, RRR

Por: Gerardo Blyde

El presidente Chávez ha inventado dos nuevos recursos publicitarios para señalar que su gobierno y su proyecto están vivos. El primero, llenar al país de vallas que señalan un nuevo “Por ahora”. El segundo, el lanzamiento de las tres “R” (revisión, rectificación y reimpulso) en sus recientes apariciones.

Con la pretensión de repetir la historia de aquel ya lejano “Por ahora”, (expresado ante el fracasado intento de golpe de Estado del 4F, señalando que no pudo tomar el poder por la fuerza pero que su intento de hacerlo no había terminado), aquel “Por ahora” fue capaz de sembrar una esperanza de cambio a una parte importante de la población que había perdido la fe en la democracia, pues ésta no había sido capaz de resolver muchos de los problemas a que estaba obligada.

Pero como nunca segundas partes fueron buenas, este segundo “Por ahora” no tuvo pegada, no conmovió ni despertó en nadie (como no sea un radical revolucionario) ni la más mínima emoción.

De aquel silvestre “Por ahora”, dicho en apenas unos cortos momentos de exposición televisiva, a este suntuoso, presumido y mil millonario “Por ahora”, que con su avasalladora campaña publicitaria le da en el rostro todos los días al mismo ciudadano de a pie que, mientras tiene su despensa vacía, tiene que calarse que el Gobierno dilapide los dineros públicos ante sus ojos, hay una inmensa diferencia.

Si el primero sembró esperanzas y lo colocó en la palestra pública, este segundo insulta al pueblo, ese pueblo que ya le dijo que NO y que sigue observando. Este segundo “Por ahora” constituye sin duda un desafío que el Presidente le hace al pueblo venezolano, es una aceptación temporal de los resultados electorales, es la manifestación patética del poco respeto que le tiene a la voluntad popular, es señalarle que él tiene la razón y que el pueblo fue el que se equivocó.

Algunos han llegado a decir que el pueblo no estaba preparado ni instruido para el socialismo de Estado, que ellos habían fallado, no en lo que plantearon, sino en educar al pueblo para la revolución.

El nuevo “Por ahora” significa que, en sus mentes, sólo hubo una equivocación temporal, que midieron mal el momento en el cual presentaron la propuesta, pero que ese modelo que presentaba la reforma rechazada por el pueblo sigue siendo el modelo anhelado, y que más tarde llegará el momento oportuno de volverlo a presentar e imponer.

Del “Por ahora” se ha pasado al siguiente paso: las tres “R”. Y hay que leerlos juntos. Las tres “R” son el camino que está anunciado recorrerá para que el “Por ahora” se materialice. La primera corresponde a la palabra Revisión. ¿Qué revisa el Presidente? ¿Las causas de la derrota? Sí, en efecto, pero él mismo señala que esa derrota no se la dio el pueblo (qué manera de deformar la realidad), sino que “el imperio estadounidense y sus lacayos le dieron un golpe fuerte a la revolución” con la derrota de la reforma constitucional.

Sólo cuatro millones trescientos y tantos mil votaron a favor de la reforma. Si somos diecisiete millones de electores, más de doce millones para Chávez somos lacayos del imperio porque no apoyamos su modelo constitucional de Estado.

La segunda “R” corresponde a Rectificación. Y todos aspiraríamos a que se diera, tal como cualquier vecino la puede entender. Buen gobierno, buena gestión, progreso económico, bienestar social, disminución de la delincuencia, desterrar la exclusión, terminar totalmente con las persecuciones políticas de los adversarios, acabar con el derroche de los recursos venezolanos en el exterior, disminuir sensiblemente los niveles de pobreza en el país, entre otras rectificaciones necesarias.

Pero la rectificación planteada no es sino una táctica para cambiar el camino y llegar al Estado comunista por otra vía, pues la intentada fracasó.

El reimpulso de la tercera “R” señala a las claras que se trata del reintento por implantar las metas de la revolución que no pudieron imponerse en el proceso del pasado 2D. Así lo ha señalado al decir recientemente que “no hay repliegue alguno¿ no nos movimos ni un centímetro” y que el reimpulso es “un mayor esfuerzo” que debe hacerse para instaurar las revolución socialista.

Los cambios cosméticos del equipo de gobierno y la amnistía chucuta que decretó son falsas señales. No existe voluntad de abandonar la meta de imponer el modelo de socialismo de Estado castrista; lo que existe es un repliegue táctico momentáneo, para tratar de aglutinar fuerzas, para convencer a incautos. Pero se equivoca el Presidente.

Sólo por la fuerza impondrá su modelo. El 2D el pueblo se expresó y lo rechazó. El pueblo no es ignorante. Lo rechazó por sabio y lo seguirá rechazando, haga las maromas que haga para tratar de implantarlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: