Venezolano realizó cirugía intrauterina contra vasa previa

Claro, cabe destacar de seguro esta asistido por la medicina Cubana.

El vasa previa provoca que los vasos sanguíneos del bebé se adhieran a la placenta, provocando su desgarre en el parto (EFE)

Es la primera operación de ese estilo que se practica en el mundo Tampa.- Un cirujano de fama mundial, el venezolano Rubén Quintero, de la Universidad del Sur de Florida, se convirtió en el primer médico que realiza una operación dentro del útero que soluciona un padecimiento que puede hacer que un bebé muera por desangramiento durante el parto.

La bebé nació con 13 semanas de anticipación, cinco semanas después de la operación realizada en el Hospital General de Tampa, tiene 9 meses y está muy saludable. El doctor Rubén Quintero publicó una relación de la intervención quirúrgica en la edición de este mes del Boletín de Medicina Materno-Fetal y neonatal. El reportaje salió publicado en el San Petersburgo Times, escrito por la periodista Liza Greene.

“Sin él (el doctor Rubén Quintero), ella no estaría aquí”, dijo Elizabeth Guinea, el martes en la tarde, mientras sostenía a su hija, Mia Bela Demier, en su regazo

El desorden que afectó a Mia se llama vasa previa y puede provocar que el bebé muera desangrado durante el parto, si la madre no opta por realizar cesárea incluso antes de comenzar el trabajo de alumbramiento. La cirugía que realizó Quintero representa una alternativa, aunque no esté indicada para todos los casos.

“Estamos introduciendo un concepto potencialmente innovador”, dijo Quintero, profesor y director de la división de medicina materno-fetal de la Escuela de Medicina de la Universidad del Sur de Florida. “Ahora que sabemos que es factible, puede ser sometido a prueba”, añadió.

Quintero dijo que la técnica requiere mayor estudio, pero considera que la cirugía fue un éxito y transcurrió sin complicaciones. Aunque no puede probarlo, piensa que el trabajo de parto adelantado de Elizabeth Guinea no tuvo relación con la operación, dado que éste tuvo lugar cinco semanas después de la intervención.

A Guinea, de 38 años, le diagnosticaron vasa previa con un ultrasonido de alta tecnología cuando tenía cinco meses de embarazo. Guinea presentaba lo que se conoce como vasa previa tipo 2, que divide la placenta se divide en dos partes, una de las cuales tiene adheridos los vasos sanguíneos del bebé, que se rompen al comenzar el trabajo de parto.

Al plantearse y ser aceptada la cirugía, Quintero utilizó un láser endoscópico insertado en el útero, para cerrar los vasos sanguíneos anormales mediante fotocoagulación con láser. Es la misma técnica que emplea en la cirugía por la que Quintero es más conocido en su trabajo como médico y con la que cierra los vasos anormales en la placenta de fetos gemelos que sufren del síndrome de transfusión de gemelo a gemelo: uno de los fetos recibe demasiados nutrientes y el otro demasiados pocos. Ambos suelen morir.

Quintero, de 49 años, es también ampliamente conocido por desarrollar la técnica para identificar los vasos anormales que deben ser cerrados. Parte del procedimiento, que aún realizan sólo unos pocos cirujanos, lleva su nombre.

Los padres de Mia, Elizabeth Guinea y su esposo, el gerente financiero Cris Demier, no demoraron para decidirse a realizar la operación. Dos cosas los convencieron. Quintero ha realizado cientos de cirugías con láser endoscópico en fetos gemelos y, por otra parte, el cordón umbilical de Mia estaba adherido a la parte más grande de la placenta, por lo que podría recibir suficientes nutrientes incluso después de cerrar los vasos sanguíneos que la conectaban con la parte más pequeña de la placenta.

La operación contó con el permiso previo del comité de ética y de la dirección de investigación del hospital de Tampa.

Aunque Quintero considera que la operación fue un éxito, no se efectuará frecuentemente. El desorden se presenta en uno de cada 2.000 a 5.000 nacimientos. Se puede realizar sólo en casos de vasa previa tipo 2.

Por otra parte, la cirugía no es la única opción para salvar al bebé. En muchos casos, los médicos pudieran considerar que esperar y tratar de realizar cesárea antes de término es menos riesgoso que una operación innovadora que pocos pueden efectuar. Puede ser, también, que los padres prefieran no optar por la cirugía que, además, puede resultar costosa pues, por su carácter experimental, no está cubierta por los seguros de hospitalización.

“Algunos dirían que no tiene sentido, si no hay complicaciones”, indicó el médico Anthony Johnson, ginecoobstetra de la Escuela de Medicina de Baylor, que también preside el grupo especial de interés en cirugía fetal de la Sociedad de Medicina Materno-Fetal de EEUU. Describe a Quintero como a un “verdadero maestro”.

Traducción: José Peralta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: