Lina Ron ordenó la muerte de los estudiantes

Esta es una reproducción que hacemos sin conocimiento de la veracidad de la denuncia. Quede en claro, en Muévete no sabemos si la comandante tiene responsabilidad. Estamos sorprendidos con lo poco que leemos y vemos en TV sobre este hecho. Ni siquiera hemos podido dar por cierto la muerte del estudiante. La pagina de la USB no dice nada, y la única nota de prensa en toda la prensa nacional que pudimos encontrar es esta.

Opinión
Federico Alves
Noticiero Digital

La muerte del primer líder estudiantil ya fue ejecutada, y con la misma metodología que otra muerte famosa por la cual se acusó en este país a todo el mundo de la oposición, y por lo cual se tuvo que exiliar Patricia. El asesinato por medio de una panela de C4 colocada debajo de su asiento, activada por control remoto, del dirigente estudiantil Luis Fernández Paris da inicio a la venganza, a la retaliación por la pérdida del socialismo, y es solo el abrebocas.

El modus operandi es también idéntico al episodio que le sucedió ex director del Noticiero Digital, Roger Santodomingo, cuando su carro –apagado por varias horas y por tanto frío– se quemó en pocos minutos con un fuego virulento y asesino. En el caso del estudiante de ingeniería, los ejecutores decidieron hacer estallar el carro pero primero amarraron al volante al primer mártir del referéndum. Los próximos “accidentados” serán muchas personas que todos conocemos, hasta llegar a Baduel, Marisabel de Chávez, en suma, el régimen ha abandonado los últimos vestigios de legalidad y respeto por las normas de la convivencia democrática: de aquí hasta su último día en el poder Chávez nos hará conocer lo que es una dictadura petrolera.

La pregunta es una sola: que van a hacer los sectores decentes del chavismo, porque hay muchísima gente en ese bando que merece respeto porque son demócratas –confundidos–, quienes creyeron en los cuentos de camino del líder, el mismo que un día acepta su derrota y al otro día anula su propia actuación y la llena de excrementos rojos, rojitos. He ahí la interrogante, el gran enigma, en qué momento los mismos dirigentes chavistas van salir a la prensa y con dos esféricas de torero van a exigirle la renuncia. Yo conozco varios que están cerca de ese límite y el reciente escándalo Antonini ha acercado a muchos de ellos al punto de no retorno. Todo el mundo que habla con civiles chavistas militares de alto y medio rango sabe que el régimen está completamente corrupto y colapsado desde el punto de vista moral, porque ellos mismos, los chavistas, lo reconocen. El episodio de unos millonarios boliburgueses amenazando a las hijitas pequeñas de Antonini con la muerte si el no se echaba encima el muerto de los $800.000 muestra exactamente la misma decadencia moral que puede justificar lo que es injustificable: el asesinato a fuego, quemado vivo, de una joven promesa venezolana de 21 años. Quien ordenó esta cobardía también ordenó la otra, es el mismo hombre detrás de diferentes máscaras: Hugo Chávez, aunque el no sepa nada, ni haya dado la orden, sus secuaces saben interpretarlo como los gánsteres de las SS sabían a que se refería Hitler con la “solución final”.

Yo discrepo con Baduel en una sola cosa, y es que el insiste en que las FFAA no pueden ser llamadas a ser árbitros de la contienda política, porque si bien Baduel mira para otro lado y pretende sacar a sus amigos militares del candelero, ellos están metidos hasta el cogote en la descomposición del régimen, así que es aceptable que se rediman con el país y usen sus armas de reglamento para rescatar la vigencia de las leyes. Muertos como este estudiante de la Simón Bolívar, y los que siguen y los que ya han caído, los maletines que surcan los cielos regalando el patrimonio de los venezolanos a cuanto muerto de hambre se proclama “anti-imperialista”, son causas necesarias y suficientes para pedir, exigir y gritar a la puerta de los cuarteles lo mismo que le pidió el Libertador al Coronel Rondón en la batalla de Boyacá, cuando todo estaba perdido y los realistas hubieran reconquistado América y fusilado al libertador: “Coronel, salve usted la patria”. El valiente coronel Rondón cargó con sus lanceros montaña arriba y salvó en efecto la patria, convirtiendo un revés en victoria a costa de su vida. ¿Dónde están los militares que descienden genéticamente de los libertadores? ¿Cuántos miles de millones ser perderán apuntalando a la dictadura cubana, la cleptocracia argentina o la barbarie nicaragüense y cuantos mártires serán asesinados antes de que nuestros militares cambien el güisqui por el Kalashnikov?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: