ACLARANDO PRINCIPIOS

Alguien muy acertadamente escribió:

 

Hay quienes dicen por allí que los derechos humanos no se eligen, no se votan, que esta reforma es inconstitucional y por eso no debemos votar. Según ellos, votar significa avalar, darle legitimidad, a un acto que está reñido con los valores y derechos fundamentales del ser humano y que éstos son absolutos e irrenunciables,… nada más falso. Cuántas veces la humanidad ha tenido que renunciar a los derechos humanos y escoger el mal menor para solucionar sus problemas,….la guerra es un ejemplo de ello. Un ser humano puede ser llevado, por el uso del poder y del secuestro de la ley, a escoger entre morir por una inyección letal o morir torturado cruelmente,….al final aceptará, elegirá la inyección, no se abstendrá a cuenta de que el derecho a la vida no se negocia.


Hay quienes dicen también que votar significaría avalar a un régimen inmoral, represor y totalitario, que eso va en contra de normas éticas fundamentales y no se puede transigir ante esto,…. nada más equivocado. Les pregunto a esas personas: ¿Es moralmente aceptable pagar impuesto a este régimen totalitario? ¿Alguna vez dejaron de cumplir las leyes que se aprobaron en nuestro “ilegitimo” parlamento? ¿Es moral trabajar para el gobierno, acudir a tribunales ilegítimos o contratar y negociar con entes del gobierno? Las respuestas podrían marcar las diferencias entre vivir en Venezuela o irse de ella. Las condiciones reales del país marcan los caminos a seguir a la hora de tomar decisiones de carácter ético. El problema está aquí y aquí seguiremos la mayoría de nosotros.

 

 

Parece incongruente que por un lado la Conferencia Episcopal Venezolana manifieste la inmoralidad de la Reforma que se nos presenta y por el otro llame a votar a través de Monseñor Lückert. Del mismo modo, resulta difícil de comprender cómo el general Baduel califica a la reforma como inconstitucional, demostrando artículo por artículo que su aplicación significaría un golpe de estado y sin embargo, encuentra en el sufragio el mejor camino para enfrentar este atropello al Estado. Estos dos casos nos demuestran que las circunstancias a veces obligan a seguir rumbos no deseados para la solución adecuada de las crisis. Todos quisiéramos tener un CNE imparcial, pero no hay otro.

 

 

Visto esto, tenemos que tomar lo que hay. No hay otro camino y en las parlamentarias se demostró. HAY QUE IR A VOTAR, así sea en las pésimas condiciones que nos imponen. Cuando se ganan unas elecciones no hay manera de parar el sentimiento popular y en ese momento surgen los líderes, los estudiantes, la iglesia, los militares y el pueblo, todos juntos a reclamar. Hasta ahora eso no ha ocurrido porque nunca se ha ganado y ningún líder ha llamado a la calle porque esa responsabilidad solo se asume cuando se tiene el convencimiento del triunfo. Es la verdad.

 

 

SI TODOS VOTAMOS, GANAMOS. LO DICEN LAS MISMAS ENCUESTAS QUE SIEMPRE HAN DADO GANADOR A CHAVEZ,….Y SALDREMOS A LA CALLE CON RAZONES Y LÍDERES.

 

 

SI NO VOTAMOS SUCEDERÁ LO MISMO QUE OCURRIÓ CON LAS PARLAMENTARIAS: REGALO PARA EL CHAVISMO

 

 

EL RECLAMO TIENE MUCHO MAS PESO VOTANDO QUE ABSTENIENDOSE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: