Vergüenza nacional

EL NACIONAL
Opinión – El Editorial

Regaño cumbre

Las cumbres de jefes de Estado ya no serán las mismas después de esta borrascosa XVII Cumbre Iberoamericana en la cual el presidente de Venezuela provocó de tal manera a España, a los políticos y a los empresarios de ese país, que al rey Juan Carlos no le quedó otra alternativa que darle un regaño manoteado. “¿Por qué no te callas?”, exclamó indignado el monarca, ante las interrupciones al discurso de Rodríguez Zapatero. Estaba escrito. En este espacio expresamos que esas cumbres demandaban la condición democrática de sus protagonistas porque sólo la democracia las hacía posibles.

Nadie concibió en el pasado una cumbre con el gorila Pinochet. Así lo escribimos la semana pasada. Con esto quisimos indicar que estas reuniones de jefes de Estado exigen credenciales democráticas, conductas e ideas democráticas, además de tolerancia y talantes democráticos. Pero el presidente Chávez concurre a las cumbres como si fueran una extensión de sus monólogos de Aló, Presidente, como si los jefes de Estado fueran sus ministros o los dóciles García Carneiro y Maniglia.

Después de ocho años de concurrir a estos eventos, Chávez no parece entenderlos. No comprende que tienen sus protocolos y sus normas, y un lenguaje comedido y respetuoso. Quienes se sientan alrededor de la mesa son jefes de Estado que tienen una dignidad que hacer respetar, unas convenciones que preservan su alta representatividad. Pero el Presidente es un mal educado. Su temperamento agresivo le da vía libre a sus imprevisibles reacciones.

En Chile utilizó tan alta tribuna internacional para “arreglar” sus pleitos, como si no pudiera vivir sin ellos. Los episodios del 11 de abril los ha relatado tantas veces que los jefes de Estado se los saben de memoria. Es repetitivo, como un cri cri. Lo dice como si todavía estuviera lloroso en La Orchila, rezando con el Cardenal.

Con ello no hace sino recordar al general Baduel, el único que lo rescató porque no quería que el Ejército tuviera un comandante en jefe incapaz de defenderse a sí mismo, que diera la cómica y pusiera en ridículo el honor y la valentía de la FAN.

Ya es larga la lista de jefes de Estado con los cuales Chávez ha reñido. Faltaba el rey de España y Rodríguez Zapatero, que se han mostrado siempre muy comprensivos con la revolución bolivariana. El jefe el Gobierno español fue claro al pedir respeto y, dirigiéndose a la presidenta Bachelet, pidió que fuera la “última vez” que sucedían estas anormalidades.

Al salir del evento el venezolano le echó leña al fuego. “El rey será rey pero no me puede hacer callar. Somos iguales”. Pero Chávez no puede negar que le gustaría ser rey, más que simple presidente vitalicio. En fin, el incidente afectará inevitablemente las relaciones entre España y Venezuela. También la presidenta Michelle Bachelet, como anfitriona, quedó malherida pues Chávez cuestionó el tema central de la XVII Cumbre, la cohesión social. Un desastre que nos pone en ridículo ante el mundo.

El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas.
Jean Jacques Rousseau

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: