Guevara, apóstol de la violencia

Por Pedro Corzo

“No soy Cristo ni un filántropo, soy todo lo contrario de un Cristo”
Ché
No comprendemos cómo en un período histórico en el que la violencia se ha convertido en algo más que detestable existan “pacifistas” que elaboren apologías de Ernesto Guevara, un individuo que independientemente de doctrinas e ideologías fue uno de los teóricos más consecuentes que tuvo la violencia como práctica política en uno de las etapas mas convulsas de Nuestra América en el pasado siglo XX.


Su identificación con una de las personalidades más despiadadas de la historia moderna la hace notar en una carta que dirige desde Costa Rica a su tía Beatriz el 10 de diciembre de 1953. “En El Paso tuve la oportunidad de pasar por los dominios de la United Fruit convenciéndome una vez más de lo terrible que son esos pulpos capitalistas. He jurado ante una estampa del viejo y llorado camarada Stalin no descansar hasta ver aniquilados estos pulpos capitalistas.”

 

El individuo que algunos pretenden presentar como un ser justiciero y de profundo espíritu cristiano, le escribió una carta a su madre, el 15 de julio de 1956 desde una prisión mejicana, “No soy Cristo ni un filántropo, soy todo lo contrario de un Cristo. Lucho por las cosas en las que creo con todas las armas de que dispongo y trato de dejar muerto al otro para que no me claven en ninguna cruz o en ninguna otra cosa”.


Un ejemplo de su voluntad violenta y en cierto sentido sádica se aprecia en una carta que dirigió a su primera esposa Hilda Gadea, que se encontraba en Lima, Perú. Escribe el 28 de enero de 1957, “Querida vieja: Aquí en la selva cubana, vivo y sediento de sangre, escribo estas ardientes líneas inspiradas en Martí. Como un soldado de verdad, al menos estoy sucio y harapiento, escribo esta carta sobre un plato de hojalata, con un arma a mi lado y algo nuevo, un cigarro en la boca”.

Esta sed no demoró en saciarla. Según expone Anderson en su libro “Che”, varias fuentes cubanas le describieron como asesinó a Eutimio Guerra, un supuesto delator. Refiere Anderson, “El Che se adelantó para matar a Eutimio cuando resultó evidente que nadie tomaría la iniciativa. Esto al parecer incluye a Fidel, que tras la orden de matar a Eutimio sin indicar quien debía cumplirlo, se alejó para guarecerse de la lluvia.” Este crimen lo presenció el comandante del ejército rebelde Jaime Costa.

lee completo aca 

Advertisements

2 Comments to “Guevara, apóstol de la violencia”

  1. Para aquellos que creen que la libertad la individualidad de la persona ó la verdad hagan una reflexción.
    Verdaderamente creeen ustedes que aquellos que se dicen pacifistas lo son .
    Verdaderamente creen que Greenpeace son lo que dicen ó son todo lo contrario.
    Verdaderamente creen que casi todas las ONGs son altruistas.
    Verdaderamente creen que Amnistia Internacional son lo que dicen.
    Casi todo en este mundo es mentira y todas estas organisaciones son manipuladas por las izquierdas.
    Y si quieren más vean su trayectoria.

  2. Los que creen en el Che, Fidel, y la revolucion son unos infelices ignorantes … vean este video y despues hablan

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: