Archive for September 13th, 2007

September 13, 2007

AL PSUV SE LE PASO LA FECHA DEL PARTO

Según el nuevo cronograma, el partido estará listo en diciembre

El Mundo, 3, 13 de septiembre de 2007

Caracas. El nacimiento del Psuv ocurre por fórceps. Los nueve meses que Chávez decretó para el nacimiento de la estructura partidista que unificaría a los “rojos, rojitos” ya se cumplieron, y sólo se ha logrado el registro de militantes. Por ello el primer mandatario ha intercedido como partero y ordenó la reactivación de las actividades. El diputado Roberto Hernández explicó que, según el nuevo cronograma del Psuv, elaborado por la Comisión Promotora, el 29 de septiembre elegirán a los voceros de los batallones, el 13 de octubre nombrarán a los representantes por circunscripciones, y el 20 de octubre -día en que se supone termine el debate de la reforma- comenzará el Congreso Fundacional, que contrario a lo previsto sólo durará dos meses. La aspiración del Presidente es recibir 2008 con nuevo partido.

 

read more »

September 13, 2007

SUMISIÓN SOCIAL

Tal Cual, 1, 13 de septiembre de 2007

Cuando Nikita Jruschov presentó su célebre “Informe” al vigésimo congreso del partido comunista de la URSS, en el cual denunció —muy a medias, cierto es, pero escandalosamente para el movimiento comunista mundial—, los horrendos crímenes cometidos por José Stalin, una voz se oyó entre la masa de miles de delegados:

 

“¿Qué hacías tú en esa época?” Jruschov preguntó, a su vez: “¿Quién dijo eso?” Un silencio glacial paralizó a la asamblea. Al cabo de unos larguísimos segundos, el rubicundo Jruschov cerró el caso: “Eso mismo hacía yo; callar”. Cierta o no, la anécdota refleja perfectamente el clima que se vivió en la Unión Soviética bajo el stalinismo (y después también, aunque aminorado), hasta que el sistema implotó, víctima precisamente de las fracturas tectónicas que le eran propias y de las contradicciones imposibles de superar que aquella sociedad inhumana generó. Quienes no callaron, murieron en los helados campos de concentración siberianos. Pero muchos de los que callaron, también perecieron, acusados de los más inverosímiles “delitos”. Mantener la boca cerrada no era opción que asegurara la vida porque Stalin también envió al cadalso a muchos de sus más fieles colaboradores.

 

Viene a cuento esta historia porque cuando se oye a Chávez y a algunos de sus altoparlantes hablar de las posturas del partido Podemos es imposible no rememorar el clima político-intelectual que condujo a las criminales ejecutorias del stalinismo. No es que queramos comparar a Chávez con Stalin, pero sí evocar la intolerancia fanatizada que fue el caldo de cultivo que hizo posible aquellos horrores, haciendo del miedo un instrumento de poder.

Quizás el más lejano antecedente de la intolerancia totalitaria del siglo XX puede encontrarse en las palabras de Saint Just, la mano derecha de Robespierre, durante el año terrible de 1793: “La revolución se defiende en bloque, quien la discute en los detalles, la traiciona”. El régimen totalitario sólo acepta sumisión; cualquier actitud que discrepe, aun en detalles de poca monta, es inaceptable para los jefes de un proceso colocado bajo el signo de la intolerancia. La idea de diversidad y pluralismo es incompatible con la óptica totalitaria. Esta concibe a la sociedad como un bloque homogéneo, en el cual las divergencias son consideradas como expresión de una patología política, que debe ser “curada” mediante la represión, justificando ésta porque no se adelantaría contra ciudadanos que ejercen el democrático derecho de eventualmente estar en desacuerdo con su gobierno, sino contra una especie considerada como subhumana, la de los traidores. En una democracia, la diferencia de opiniones no es un delito; en un régimen totalitario la diferencia de opiniones con el dogma es un crimen.

 

La facilidad con la cual Chávez y otros califican de “traidores” a la gente de Podemos, que ha acompañado “el proceso” durante ocho años —y que hoy con coraje y dignidad defiende una concepción democrática del cambio social—, es verdaderamente sobrecogedora. Lo peor de la reforma chavista es que da rango constitucional a la intolerancia y a los peligros que acompañan a ésta.

September 13, 2007

AC Fuerza Solidaria propone acciones de calle

Alejandro Peña Esclusa “los propios chavistas no quieren la reforma”
Por Basyl Macías


Valencia, septiembre 12 (REDACTA).- Impedir la reforma constitucional es lo que se propone la Asociación Civil Fuerza Solidaria, que preside Alejandro Peña Esclusa.

El presidente de la AC Fuerza Solidaria, quien visitó la redacción de El Carabobeño en compañía de Indira Ramírez de Peña y el profesor Angel Núñez, explicó que el objetivo de los foros que han venido dictando a nivel nacional es buscar un camino para evitar la reforma constitucional, a través del boicoteo.

read more »

September 13, 2007

NOSOTROS los brutos

Esto no tiene desperdicio. Somos unos animales, de lo peor que podía juntarse en un solo país, este Sr. tiene toda la razón. Me quito el sombrero. Yo no le conocía, soy bruto, el escribe en el 2001.

Por José Tomas Angola Heredia

El señor presidente con sus ya rutinarias buenas maneras (parece que se le olvidaron las nalgadas que le daba su abuela cuando decía alguna vulgaridad) insultó al país que no está de acuerdo con él. El incidente ocurrió en el último show televisivo de los domingos. En una de sus acostumbradas pistoladas dominicales el ciudadano presidente nos llamó brutos a todos aquellos a quienes nos parece que la bendita reforma constitucional se debería votar por artículo. Está bien que el señor nos quiera poner la bota hasta que se muera de viejo, pero otra cosa es que nos insulte. Pues resulta que no. Por primera vez en estos miserablemente desperdiciados nueve años de cancerígena revolución estoy de acuerdo con el señor presidente, líder máximo, comandante supremo, cantor mayor, santón inconmensurable, papá de los helados o cualquier otra de las denominaciones que el séquito de lamebotas que le acompañan le quiera endilgar.


Resulta que yo a estas alturas sí creo que éste es un país de brutos. Fuimos brutos un 27 de febrero cuando este criminal salió en televisión, firifirito (aún la cocina de Miraflores no lo había engordado groseramente), con su boinita estropeadita y su mohín en la boca, y nos dijo que él se hacía responsable del monstruoso delito que se acababa de cometer, aunque “por ahora” no se hubiesen cumplido los objetivos. Se lo creímos pero nada hicimos al respecto. Si así hubiese sido, este señor estaría preso todavía, responsable de las muertes de los pobres soldaditos que esa madrugada se pelearon con sus hermanos, engañados y sin saber por qué hacían aquello. Le debo dar la razón al ahora comandante máximo de todos los reservistas, uniformados o cualesquiera que carguen un arma. Resulta que sí somos un pueblo bruto. Le brindamos a semejante forajido el beneficio de la duda y le dimos un indulto presidencial en la creencia que el militarcito habría aprendido su lección de que matando compatriotas no era la forma de llegar al poder. Y el remedio resultó peor que la enfermedad. Somos tan brutos que le creímos la campaña presidencial que emprendió diciendo que lucharía contra la corrupción (y su gobierno es el más corrupto de la historia patria), que acabaría con los niños de la calle (y en realidad eso está haciendo pero matándolos de hambre), que nunca giraría hacia el fracasado socialismo (y el país está enrumbado hacia el peor de sus desastres) y que buscaría entenderse con toda la nación (y resulta que lo único que ha hecho es atropellar, vejar y segregar a los que no están con él).

La brutalidad tiene en nosotros características endémicas pues resulta que lo elegimos y un poco de gente seria salió a apoyarlo y respaldarlo e incluso trabajó con él. De los brutos que hicieron eso recuerdo a Alfredo Peña, Luis Miquilena, Jesús Urdaneta Hernández, Raúl Salazar, Herman Escarrá, Kiko Bautista, Carmen Ramia, Jorge Olavarría, José León Tapia, los generales Manuel Antonio Rosendo y Guaicaipuro Lameda, el comandante Acosta Chirinos, Jesús Elechiguerra, Virginia Contreras y aquí me paro porque sino el artículo se llenaría de brutos. Pues esta gente tan seria y estudiada, resultó tan bruta como el restante de los venezolanos.

Fuimos tan brutos que nos calamos una Constituyente que no tenía ningún sentido y que en definitiva no ha servido para nada sino para hacer un show mediático, porque al ratico el propio padre de la criatura estaba usando la nueva constitución para empapelar su oficina. La brutalidad alcanzó ribetes de récord mundial cuando dejamos que el fulano jugara con este país como si fuéramos un atajo de borrachos. Nos paseó por interminables elecciones que ha manipulado, arreglado y torcido a su beneficio, sólo con el fin de darle cierta encachadura democrática al entuerto totalitario que ha impuesto. Somos tan brutos que aceptamos que nulidades y mediocres como Pedro Carreño, Juan Barreto, Cilia Flores, Nicolás Maduro, José Vicente Rangel, Tarek William Saab o Luis Acosta Carlez, dirijan los destinos de este país.

La brutalidad está llegando a un punto en el que podríamos aceptar que este país no tiene cura. Resulta que un alarde de cinismo el mismísimo señor presidente ha propuesto una reforma a su propia constitución pret-a-porte para poder hacer definitivamente lo que le dé la gana. Es decir, nos está pidiendo que compremos el revólver con el que nos ejecutará de un tiro en la frente. Nuestra brutalidad ojalá pueda servir de ejemplo a estos pobres países latinoamericanos, engañados con los discursos malolientes de Evo, Kirshner, Ortega o Correa. La cosa es que pareciera que no tenemos cura. ¿O sí? ¿Qué tan bruto puede ser este pueblo? ¿Seremos lo suficientemente brutos para entronizar a un pequeño y verrugoso dios para que haga lo que quiera con nosotros el resto de la vida, o tendremos la entereza para decir que no y patearlo de una buena vez? Buena pregunta pero algo difícil de responder si entendemos que estamos hablando de brutos.

September 13, 2007

Shaná tová umetuká

Felicitaciones a la comunidad Judia.

banderaisrael200.jpg

Si desea leer mas y aprender un poquito

September 13, 2007

Grupo que atentó contra gasoductos en México es financiado por Chávez

Ejército popular revolucionario se atribuye ataques contra PEMEX

El grupo subversivo Ejército Popular Revolucionario (EPR, izquierda), que se atribuyó ayer los atentados contra seis gasoductos de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), es financiado por el gobierno de Hugo Chávez, según un informe de prensa basado en el servicio de inteligencia mexicano.

read more »