Cuestión de ego

Al dictadozuelo de Sabanetas las cosas le salen bien, seran los brujos, seran los demonios que lo acompañan, sera que los demas que nos creemos muy inteligentes en verdad somos muy brutos y ellos son los iluminados? No lo se, no me atrevo a concluir.

Por Kiko Bautista

Es común, entre quienes acumulan mucho poder en sus manos, que comiencen a actuar como si fueran unos predestinados, unos seres mandados por la providencia a conducir los destinos del mundo a donde a ellos se les ocurra. Estos salvadores suelen terminar mal. Como en una primera parte las cosas le salen bien, mejor de lo que piensan, terminan por creerse sus propios cuentos. Avanzan hasta convertirse en un verdadero problema. Todo gira a su alrededor, el ego se les infla y la gente les sigue la corriente ya sea por conveniencia o por miedo.

 


La historia está llena de estos señores. Dice el dicho que de buenas intenciones está lleno el camino al infierno y es que a estos egos suele guiarlos un sueño, una idea noble. Lo terrible es que a medida que obtienen éxito, esas pretensiones se van convirtiendo en pesadilla. Al concentrar más y más poder asfixian a la sociedad. Todo aquel que no piense con el líder, es un enemigo y así es tratado. Por ese camino imponen un solo pensamiento. Mutilan la diversidad. Se trata de un jefe visionario y un montón de borregos atrás.

 

 

Estos superegos son autoritarios por definición.
Si hablan de democracia o de cualquier ejercicio de consulta es porque esos escenarios le son favorables, ya están medidos y ganados.

 

La idea de ir a una votación a perder no existe.

 

Todo lo cuadran. Abusan del poder e inundan de propaganda calles y pueblos. Compran con el dinero del Estado a los que consideran débiles.

 

Utilizan el miedo como mecanismo de intimidación y silencio. Cambian leyes y reglamentos para que las ventajas que les da el poder se conviertan en asuntos legales. Hacen trampas, adulteran listados de electores y cometen cualquier irregularidad sin ningún complejo. Controlan la información y sólo es noticia lo que al ego le parece inofensivo.

 

Entonces la democracia es plebiscitaria. No hay un verdadero debate, menos participación.

 

 

La consulta es un ejercicio, un adorno.
Decía el sábado el Presidente venezolano que si a su proyecto de reforma le cambian una coma en la Asamblea Nacional, lo desfiguran, lo retiraría de inmediato. La cosa tiene que quedar tal cual fue concebida. Es más, ya el Presidente presentó el modelo final de cómo quedaría la nueva constitución. Sería un librito rojo rojito con un escudo nacional y unas letras amarillas. El único cambio posible, admitido hasta ahora, es aquel que le recomendó el alto mando militar. Debido al obvio y profundo malestar, la Guardia Nacional no cambiará de nombre. Seguirá como está. Por lo demás, todo está cuadrado para que el 9 de diciembre las masas voten. La supuesta consulta está milimétricamente medida. No hay cambios posibles en el guión. La votación será en bloque y sin sobresaltos. El socialismo del siglo XXI será la doctrina oficial del pueblo venezolano y al que no le guste que se vaya.

 

Así le contestó Diosdado Cabello a Ramón Martínez. Cualquiera pudiera pensar que el gesto no es más que una jaladita oportuna. Diosdado quiere limpiarse el rostro frente al líder por todas esas acusaciones, chismes mal intencionados, que lo colocan como el jefe del chavismo sin Chávez. Pero, no. Es algo más sustancioso.

 

 

Es la concepción que tiene el chavismo sobre el país y la democracia.
Dicen las encuestas que la reforma podría perder. Para ello hace falta una política clara, dirigida a las mayorías. Si la pelea es por la propiedad privada, gana Chávez. 70% de nuestra población no tiene nada que le puedan quitar, al contrario su esperanza es que el gobierno les dé casa, comida, trabajo, servicios. Difícil, pero hay que demostrar que esas cosas no han sido resueltas aun cuando están en la constitución actual.

 

 

No hay mejoras sino retrocesos.
El reto es poner en evidencia que al único que beneficia la reforma es al ego mayor. Entonces es importante insistir en que se dé el debate.

 

Exigir discusión para que salgan mejores ofertas, para que el gobierno se enrede negando propuestas que pudieran significar mejoras para la gente. Que lleguen a la elección diciéndole NO. La clave es abandonar la radicalidad, los espacios tradicionales de la oposición y encontrarse con las aspiraciones y necesidades de los que menos tienen.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: