¿Y quién intercede por los venezolanos secuestrados?

El máximo representante de Fedenaga, Genaro Méndez, destaca que la iniciativa del presidente Chávez de mediar por la liberación de los ciudadanos colombianos que se encuentran en poder de las FARC contrasta con la política de oídos sordos que mantiene con respecto a los venezolanos que están retenidos por el hampa y la guerrilla. Sostiene que actualmente 148 productores del país están en cautiverio.
¿Será que habrá que pedirle ayuda al presidente Uribe?, pregunta

Por Gustavo Gil
———————–

Sí Chávez intercede por Ingrid Betancourt y el resto de los secuestrados colombianos, ¿por qué Uribe no intercede por las 148 víctimas cautivas en territorio venezolano?
La pregunta, cargada de no poco sarcasmo, va por cuenta del presidente de la Federación de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), Genaro Méndez.

 

–Entre las familias de las víctimas venezolanas lo que hay es un sentimiento de indignación ante la actitud que asume el Presidente de Venezuela, quien se presta como mediador para solucionar los secuestros de ciudadanos colombianos.

 

La situación en Venezuela es sumamente grave. En este momento hay 78 personas en cautiverio.

 


Sus familias están viviendo momentos de angustia, algunas desde 2002. De este total, 12 de las víctimas permanecen cautivas desde 2003 –aseguró Méndez.

 

Si ha habido una industria próspera en Venezuela en los últimos años, esa no es otra que la del secuestro.

 

Las autoridades policiales estiman que las víctimas han pagado no menos de 5.000 millones de dólares en rescate, sin contar el secuestro express, que es una modalidad urbana tan común que es imposible de cuantificar.

 

–No se justifica que Chávez asuma esta conducta, cuando Colombia ha venido mermando las cifras por este delito y Venezuela ha venido incrementando esas mismas cifras. Las preguntas son: ¿A quién acudirán las familias venezolanas?
¿Será que les toca ir a Colombia y hablar con el presidente Uribe para que sirva de mediador ante la guerrilla colombiana o ante el hampa criolla?

 

UN MODO DE VIDA
Desde hace mucho tiempo, el presidente de Fedenaga ha venido reclamando a las autoridades mayor contundencia en la lucha contra la delincuencia y ha solicitado la promulgación de una ley antisecuestro.

 

En la frontera, el secuestro y la extorsión constituyen un modo de vida y la violencia que ello implica se han extendido, prácticamente, por todo el territorio nacional.

 

Entre las víctimas más recientes cabe destacar los nombres de Franco Giusetti, Marcial Marciales, José Angel Urdaneta y Luis Elías Martínez.

 

La víctima más reciente de esta ola de violencia ha sido Víctor Emiliano Nieto Carrero, un administrador de una finca que fue sorprendido cuando se encontraba en su casa, en la calle principal de Naranjales, en el estado Táchira, donde fue sorprendido por presuntos guerrilleros que lo sacaron de su residencia y se lo llevaron con rumbo desconocido.

 

Ocho hombres armados, con los rostros cubiertos con pasamontañas, ingresaron en la hacienda Los Cocos, en Naranjales, municipio Fernández Feo, zona sur del estado Táchira y ya Nieto forma parte de las estadísticas.

 

“Vamos camino a implantar un nuevo récord. En lo que va de año van 148 secuestros, y todo hace suponer que la cifra doblará, al final de año, las de 2006”, agregó Méndez.

 

Fedenaga acudirá nuevamente a instancias internacionales, como la OEA y la Cruz Roja, tal cual lo hizo en 2000, pero esta vez con estadísticas actualizadas acerca del delito de secuestro y extorsión.

 

Las autoridades de Fedenaga estiman que para el momento las víctimas de estos delitos están incrementadas en 66% y de mantenerse esta tendencia, este año pudiera finalizar con más de 300 secuestros. El presidente de Fedenaga exigió a las autoridades del país mayor contundencia en la lucha contra la delincuencia, así como la promulgación de la ley antisecuestro y extorsión.

 

“Éstas y otras propuestas han venido siendo realizadas por Fedenaga y sus asociaciones afiliadas y ninguna de ellas ha sido acogida con seriedad por el Ejecutivo Nacional”, aseveró Méndez.

 

Para comparar lo ocurrido en años recientes, vale tomar en cuenta que en julio de 2007 ocurrieron 27 secuestros; en julio de 2006, 15; y en julio de 2005, 5. –Durante todo el año pasado ocurrieron 186 secuestros pero en lo que va de 2007 ya llevamos 148.

 

Vamos camino a duplicar las cifras de las víctimas y todas las alarmas están encendidas–, dijo Méndez.

 

LO PEOR ESTÁ POR VENIR
La mala noticia es que lo peor está por venir. Históricamente, el mes en el que se producen más secuestros es octubre, una fecha que coincide con el reinicio de clases, la reapertura de todos los mercados y la bonanza en las cuentas personales.

 

“Lo ocurrido en julio fue bastante dramático y agosto está superando todos sus récord. No quiero imaginarme lo que vendrá”, añadió Méndez.

 

El tema actualmente causa gran preocupación en el país, por la disminución de la producción de alimentos que se refleja. Los principales rubros producidos por los ganaderos no alcanzan para satisfacer la demanda de la población.

 

La situación de la producción de leche es realmente crítica. Los ganaderos escasamente producen la mitad del consumo menguado de la población y esto tiene mucho que ver con la inseguridad del campo.

 

“Nosotros no estamos haciendo una carta el presidente Uribe, lo que queremos hacer notar es que al parecer esa es la vía que nos deja abierta el Gobierno venezolano.

 

Porque si para Venezuela es prioritario el secuestro en Colombia y no quieren tomar en cuenta a los que están secuestrados en Venezuela, ¿cuál es el camino para las víctimas venezolanas?
¿Acudir a otros gobiernos extranjeros, como ya ocurrió con España?”, plantea Méndez.

 

En la frontera colombo-venezolana están mezcladas el hampa y la guerrilla en la industria del secuestro.

 

En lo que va de 2007, van 148 secuestros de los cuales se mantienen en cautiverio 31 víctimas.

 

–De los que han sido resueltos, más de 90% pagaron rescate.Y los rescates que pide la delincuencia ordinaria superan con creces los montos de la guerrilla, pero al final no se sabe en cuanto termina negociando la familia. Yo calculo que anualmente la cifra que pagan estas personas sobrepasa los 5.000 millones de bolívares–, sostiene Méndez.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: