Indulgencia con escapulario ajeno

Editorial Un Nuevo Tiempo

7 de agosto de 2007

http://www.unnuevotiempo.org.ve/cms/content/view/694/29/

Don Regalón salió de viaje, otra vez. Aquí, en tierras de Bolívar, deja el reguero, un reguero que le resulta de poca importancia. Poco importan los 17 fallecidos y los 657 damnificados por las lluvias, que se suman a los cientos de miles de familias que llevan años implorando por un techo sólido.

Don Regalón salió de viaje, otra vez. Algunos tienen la tentación de recitar “me gusta cuando viajas, porque estás como ausente”. Un nuevo viaje, costoso, en el que se dilapidarán los recursos que tanto necesitan los venezolanos para poder abandonar la pesadilla de su vida y lograr el derecho a armar un presente decente y digno y un futuro mejor y promisorio.

La prensa argentina resalta que el gobierno de su país ve con buenos ojos la nueva visita del Presidente Chávez, que la siente como un gesto de apoyo financiero. Traducción: en Argentina le agradecen a Chávez que les dé los dineros que no le pertenecen, pero que él administra como si lo fueran. Eso, aquí y allá, se llama ganar indulgencia con escapulario ajeno. Porque ajeno es el escapulario, un escapulario que le pertenece a los venezolanos, a quienes jamás se les ha preguntado sobre el particular ni jamás se les ha pedido autorización o permiso para andar por el mundo obsequiando a manos llenas el dinero que urge para sacar al pueblo venezolano del mar de calamidades en el que naufraga.

Don Regalón hace turismo. Un turismo muy particular; pasea por el mundo entero exhibiendo su carácter frívolo, extravagante y de derroche. Entre tanto, el pueblo espera que algún día para el Presidente Chávez Venezuela y los venezolanos, su bienestar, su progreso, sus dolores, sus angustias, sus pesares, sean la primera prioridad.

El viaje incluye escalas en Bolivia y Ecuador, paradas pertinentes para también abrir el grifo y dejar caer otros cuantos millones.

En Vargas, el despegue y aterrizaje del avión presidencial se ha convertido en una diversión. “¡El avión, el avión, ahí va el avión…!” Allá dicen que “de vez en cuando el Presidente Chávez visita a Venezuela”. Y se preguntan por qué si en todos los lugares que visita es tan generoso en los regalos, cuándo será que se acuerde de los venezolanos a los que de vez en cuando se honra en visitar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: