Complicaciones de la reconversión

Lectura obligatoria para quien tenga negocio.

VenEconomía Opina 07-06-2007

Complicaciones de la reconversión

El proceso de reconversión monetaria que se hará efectiva el 1° de enero de 2008, va mucho más allá de quitarle tres ceros al Bolívar, y de ser un simple cambio de nombre a Bolívar Fuerte, como muchos piensan.


La mayoría de los venezolanos no le ha prestado mayor atención a esta medida de reconvertir la moneda, decretada por el Gobierno en la Gaceta Oficial del 6 de marzo, pues consideran que es algo muy sencillo: Se le quitan tres ceros y así Bs.1.000 se transforman en un Bolívar Fuerte (Bs. F.1,00) ¡y ya!
Sin embargo, los gerentes o dueños de empresas deberían estar prestando mayor atención a este asunto, pues esos tres ceros menos les traerán un sin fin de complicaciones y podrían convertirse en una verdadera pesadilla administrativa.
Para comenzar, la complicación más sencilla es que la única manera de diferenciar entre un cheque emitido en bolívares “viejos” y un cheque emitido en bolívares fuertes es por la fecha de emisión: Si es del 31 de diciembre de 2007, o antes, son bolívares “viejos”. Si es del 1° de enero de 2008, en adelante, son “fuertes”. La mejor precaución para evitar errores es utilizar un sello de goma indicando que el mismo caduca el 31 de diciembre de 2007.
Una segunda complicación está relacionada con las facturas y recibos. Resulta ser que a partir del 1° de octubre, se deben especificar los montos de las mismas en ambas monedas (Bs. y Bs. F.) no sólo hasta el 31 de diciembre, sino también durante un período de transición de hasta seis meses. O sea, hasta mediados del año 2008. La pregunta es ¿sus formularios, facturas o recibos tienen espacio para expresar los precios en ambas monedas? ¿Su contabilidad automatizada podrá desagregar entre una y otra moneda, sobre todo a partir del 1° de enero?
Por si estas dificultades no fuesen suficientes, se le añade un pequeño, pero fastidioso, problema: El “redondeo”. El caso es que si la fracción que resulta después de dividir entre mil es menor que 0,005, se redondea hacia abajo, y si es igual o mayor que 0,005 se redondea hacia arriba. Para tener una muestra de los problemas que les esperan, imagínense una factura de tres ítems por un monto de Bs.333 cada una, lo que da un total de Bs.999. No obstante, si se redondea hacia arriba, la factura tendrá que emitirse por Bs.F.1,00. Pero, si se redondea ítem por ítem los redondeos serían para abajo, con lo cual los tres ítems valorados en Bs.F.0,333 cada uno, sumarían Bs.F.0,99 (en vez de Bs.F.1,00), o sea, una diferencia de 1%. Tal vez para una joyería, esta diferencia sea insignificante, pero para cualquier comercio de alto volumen y bajo margen de ganancia, la diferencia sí es importante.
Además, con el retorno de la Locha (0,125 céntimos), con sus tres decimales, se crean problemas de otra índole. Éstos de redondearán a Bs.F.0,13, lo que podría causar un caos en una contabilidad automatizada, los cuales se descuadran con cualquier diferencia, por pequeña que sea. Por ejemplo, si se depositan dos lochas, después del redondeo éstas representarían a Bs. F.026, en vez de Bs.F.0,25. Por esta razón, se piensa que los bancos no aceptarán depósitos que incluyan lochas o, al menos, sólo permitirán depósitos que sean múltiplos de dos, valorizado a Bs.F.0,25.
En fin, una suma de complicaciones, para obtener cero beneficios.

Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: